Social Skills Cómo ayudar a su niño de ocho años a desarrollar empatía

La empatía es una habilidad – una que podemos reforzar con la práctica. Tener empatía significa que podemos imaginar lo que alguien está pensando o sintiendo y luego responder de manera que muestre que nos importa. Los niños de ocho años entienden que otras personas tienen pensamientos, sentimientos, gustos y disgustos diferentes a los de ellos, y pueden usar este conocimiento para responder a los demás de modo que satisfaga sus necesidades específicas. Ellos pueden empezar a predecir con mayor precisión cómo circunstancias y comportamientos específicos afectarán los sentimientos de las personas a su alrededor.

Tres consejos para criar un niño empático:

Leer historias

La investigación indica que leer ficción promueve la empatía. Los libros de ilustraciones son una manera ideal para darles a conocer a los niños diversas culturas y para hablar con ellos sobre las dificultades que encaran las personas ya sean locales o globales. Estos tres libros ―preparados por Common Sense Media, National Public Radio y Cooperative Children's Book Center― son un buen punto de partida. Durante la lectura, haga pausas para hacer preguntas como éstas: "¿Cómo crees que se siente ahora?" o "¿Qué crees que necesita?"

Fomentar la toma de perspectiva

Cuando sus hijos hablan sobre situaciones que ocurrieron en la escuela, en el patio o en las noticias, ayúdelos a practicar que tomen perspectiva de los demás: ¿Cómo se sintió tu compañero en esa situación? Anímelos a hablar de cómo se sintieron y ponga el ejemplo de compartir sus propios pensamientos y emociones. Por ejemplo, "Me sentí decepcionado porque..." o "Sentí miedo cuando..."

Poner otras personas en su radar

Así como el psicólogo de Harvard Richard Weissbourd dice: "Casi todos los niños son bondadosos con alguien y tienen empatía por alguien. El verdadero trabajo es conseguir que sean amables y empáticos con las personas fuera del círculo inmediato que les concierne", entre las que figuran las personas de distintas razas, nacionalidades, edades y habilidades. Los padres pueden ayudar a los niños a forjarse el hábito de notar y empatizar con las personas fuera de este círculo. Como punto de partida, puede señalarle en el patio de recreo cuando note a un niño que esté jugando solo o pídale a su hijo que le cuente sobre el nuevo compañero de clase y luego hablen acerca de cómo darles la bienvenida e incluirlos.

Help Your Child Manage Emotions with Arthur

Whether facing down a bully, worrying about a new teacher or being the very last person on earth to lose his baby teeth, Arthur and his friends manage to solve their crises with imagination, kindness and a lot of humor.

Find Activities

Activity Finder: Learn With Your Eight-Year-Old

Explore our Age-by-Age Guide: