Latino Americanos Blog

The American Dream that Came True

Septiembre 9, 2013 10:28 AM por Roy Lopez

Roy Lopez

Al ser un niño que creció con padres de Monterrey, México, me tocó enfrentar muchos retos. Uno de los retos fue que ninguno de mis padres hablaba inglés. Mis padres, Emilio y Gloria López, dejaron Monterrey, México y se mudaron a Bryan, Texas. En los años 1960 el trabajo era escaso en Bryan, así es que nos mudamos a Fresno, California, y aquí es donde comenzó mi historia. Mi hermana Dora tenía trece años, mi hermano Emilio Jr. tenía diez años y yo tenía siete. Mientras crecía en Fresno, California, mi familia hizo trabajo de trabajador migrante, cosechando duraznos y uvas. De niño conocí a un hombre que les dijo a mis padres: "Sus hijos sólo deben ir a la escuela medio día, y el resto del día pueden trabajar en el campo”. Ese hombre se llamaba César Chávez. También conocí a Dolores Huerta. Considerando que yo era niño cuando yo los conocí, no sabía en realidad quiénes eran. Lo único que sabía es que en esa época ellos eran personajes importantes. No me di cuenta sino hasta más tarde cuando leí libros sobre los derechos civiles sobre lo importante que eran y el papel que jugaron en nuestro país. Más tarde, una vez en Texas A&M, recibí un premio de manos de Dolores Huerta. Cuando la vi, con toda amabilidad le agradecí todo lo que había hecho por los demás trabajadores migrantes y por mí. He sido bendecido con el hecho de haberla visto otra vez de adulto, de compartirle cómo ella me ayudó a lograr mi sueño, y eso se llama educación. 

Al crecer y trabajar bajo esas condiciones, mi hermano y yo nos metimos en problemas. Estaban pasando tantas cosas en nuestro país en esa época, como el Movimiento por la paz. Había pandillas como la de los motociclistas los Hell’s the Angels, las protestas relacionadas con la Guerra de Vietnam y el racismo en las escuelas. Después de quedar atrapados en los problemas de aquel entonces, mi padre decidió trasladar a nuestra familia de regreso a Bryan, Texas. Después de eso, nos enfrentamos a otro obstáculo: la segregación. Fue muy difícil para mí adaptarme porque había pasado mi infancia rodeado de la comunidad hispana y en ese entonces tenía que estar separado de los hispanos. Si conocen la película "El mayordomo", pueden darse una idea de lo que yo tuve que soportar de niño. Mi padre decidió inscribirme en la escuela católica St. Joseph´s Catholic School. Conocí a un sacerdote llamado Padre Tim Valenta, quien se convirtió en mi mentor y modelo a seguir. El Padre Tim siguió impulsándome a continuar mi educación. 

El siguiente capítulo de mi vida comenzó cuando me gradué de la preparatoria. Mis padres y el Padre Tim siguieron impulsándome a lo largo de mi educación. Fui aceptado en South West Texas State en San Marcos, Texas. Luego me transferí a la Texas A&M University en College Station, Texas. ¿Pueden imaginarse que asisten a esta universidad predominantemente blanca a finales de los años 70? No obstante, no me di por vencido. Tenía un sueño que alcanzar. Al graduarme en 1982 de Texas A&M con un grado en Administración y gestión de empresas, el sueño se hizo realidad. Con la intención de educar a vidas jóvenes, mi vida tomó un cambio sorprendente. Yo fui uno de los setenta educadores y líderes comunitarios que fueron invitados a visitar la Academia Naval de Estados Unidos en Annapolis, Maryland. Al poco tiempo llegué a ser el primer hispano en recibir el premio Star Award otorgado por la Texas Association of Financial Aid Administrators. También tuve el privilegio de recibir el premio Hispanic Heritage Community Award, que me entregó Dolores Huerta. Yo fui el segundo hispano en la historia de Texas A&M en recibir el premio John J. Koldus Faculty and Staff Achievement Award. En 1990 fundé las Fiestas Patrias de Bryan-College Station, TX, que otorga becas locales a estudiantes de preparatoria y a adultos que buscan educación formal adicional. Fui reconocido por mi labor excepcional en reclutar a los mejores y más brillantes estudiantes y cadetes de Texas A&M University. 

Con el hecho de trabajar como asesor principal en la Texas A&M University he conocido a una multitud de personas exitosas, entre los que figuran atletas, profesores de renombre, actores, líderes comunitarios y deportistas profesionales de Texas A&M University. El sueño de mis padres se volvió realidad; Emilio y Gloria López, sin saber inglés, se convirtieron en los dueños de un negocio local, el de la tintorería West 25th Cleaners. Ellos han tenido su negocio por más de cuarenta años. Me gustaría darles las gracias a Dios, a mis padres, a mi esposa Mayela, a mis hijos Christopher, Alexander y Nadia, a mi sacerdote, a mi universidad (Texas A&M) y a las personas con quienes he trabajado y a los estudiantes que se han cruzado en mi camino. Nada de mi éxito habría sido posible sin su continuo apoyo. Yo soy el mejor ejemplo de alguien que salió de la nada y ha hecho realidad sus sueños.  

 


Roy López se graduó en 1977 de la preparatoria Bryan, estudió en Southwest Texas State en 1978, luego se pasó a la Universidad de Texas A&M y se graduó con un grado de Administración y gestión de empresas en 1982. Ha trabajado en el campo de la educación desde hace 21 años. Roy trabajó durante 11 años en Greater East Texas Higher Education Authority y ha estado trabajando durante 10 años en la oficina de admisiones y ayuda financiera de la Universidad de Texas A&M. Roy fue el primer hispano que recibió el premio Star Award de la Texas Association of Financial Aid Administrators, el segundo hispano en ganar el premio John J Koldus Award de la Universidad de Texas A&M, el primer hispano en aceptar la invitación de la Academia Naval de Estados Unidos que invitó a sólo 70 educadores y líderes comunitarios del país para participar en un seminario ofrecido por la Academia Naval. También fundó en 1990 Fiestas Patrias en el área de Bryan-College Station que da becas a los estudiantes que planean asistir a la Universidad. También fue el primer hispano en recibir el premio Hispanic Heritage Staff Award de Texas A&M. Los sueños pueden volverse realidad al creer en uno mismo y al no dejar que nadie te detenga para alcanzarlos.

blog comments powered by Disqus