Support for PBS Parents provided by:


  • Cat in the Hat
  • Curious George
  • Daniel Tiger
  • Dinosaur Train
  • Peg + Cat
  • Sid the Science Kid
  • Super Why!
  • Wild Kratts
  • Martha Speaks
  • The Electric Company
  • WordGirl
  • Thomas & Friends
  • Cyberchase
  • Arthur
  • Sesame Street
  • Between the Lions
  • Mama Mirabelle
  • Caillou
  • Chuck Vanderchuck
  • Oh Noah
  • Fetch!
  • Fizzy's Lunch Lab
  • Maya & Miguel
  • Mister Rogers
  • Postcards from Buster
  • Clifford
  • SciGirls
  • Wilson & Ditch
  • WordWorld
  • DragonFly TV
  • ZOOM
Página principal » Segundo y tercer grado »

Etapas de desarrollo de la lectura


¿Los tiburones tienen dos grupos de dientes? Me pregunto cómo se han de ver.

En esta etapa, los niños entienden el significado de lo que leen y relacionan la información nueva con lo que ya saben. Por ejemplo, cuando un niño lee un libro informativo acerca de los tiburones, puede que el niño trate de visualizar a los tiburones que ha visto en los libros y en el acuario para ayudarse a entender la nueva información —que los tiburones tienen dos grupos de dientes. Los niños que han leído bastante y que han tenido muchas oportunidades para discutir las ideas con sus padres, por lo general poseen mucho conocimiento acerca de gran variedad de temas. Este acervo de conocimiento les ayuda a entender lo que leen.

Su hijo de segundo o tercer grado aún utiliza su habilidad de "descodificación" para descifrar y entender el significado de algunas palabras. La mayoría de los niños a esta edad reconocen muchas palabras a la simple vista, lo cual les ayuda a volverse lectores que leen con fluidez. Al mismo tiempo, todos los niños de segundo y tercer grado todavía necesitan de la habilidad para "descifrar" o entender el código para sondear el significado de la lectura de las palabras largas que encuentran en los libros y que no les son familiares. Ellos también recurren a su habilidad interpretativa de descodificación para ayudarse a deletrear las palabras.

La mayoría de los niños de segundo y tercer grado se están convirtiendo en lectores más eficientes, más ágiles y de mayor fluidez. Cuando leen por su cuenta, los niños no sólamente mejoran la fluidez de su lectura, sino que también aprenden un nuevo vocabulario, las diferentes formas para narrar historias y presentar la información y se enfrentan a conceptos e información nuevos.

El leer mucho en forma independiente ayuda a que su hijo de segundo y tercer año domine la lectura fluida. Cuando leen por su cuenta, los niños no sólo aumentan la fluidez de su lectura, sino que también aprenden nuevo vocabulario, aprenden acerca de las diferentes formas de contar las historias y de presentar la información y entran en contacto con información y conceptos nuevos.

Los lectores y los escritores desarrollan diferentes estrategias para la lectura de libros de ficción o narrativas y las que no son de ficción. Los niños de segundo y tercer grado aprenden que un texto que no es de ficción tiene una estructura diferente al de las obras de ficción. Con frecuencia, las obras que no son de ficción son también más difíciles de entender porque presentan una gran cantidad de hechos e ideas nuevas. Para ayudarlos a entender un texto que no es de ficción, los niños aprenden a usar determinadas estrategias en la escuela tales como la de revisar el contenido, los títulos de los capítulos y las palabras en negritas. Para ayudarse, también aprenden a desacelerar el paso si es necesario y a leer las descripciones en los pies de ilustraciones que aparecen en los textos.

Hay una amplia gama en los niveles de lectura entre los niños de segundo y tercer año. Aún entre los niños que no presentan dificultad para leer, a esta edad se da una gran variación en el nivel de su capacidad de lectura. Algunos niños leerán los libros propios de su edad, mientras que otros serán capaces de leer libros a un nivel de complejidad superior al que correspondería a su nivel escolar. Es probable que los niños con dificultades para leer fluidamente en el tercer año necesiten de ayuda o de algún tipo de estudio para detectar el origen de la dificultad.

Estimule a su niño de segundo y tercer grado

  • Cerciórese de que su hijo elija libros apropiados a su edad que pueda leerlos por sí mismo. Para fomentar la lectura independiente, hay que alentar a los niños para que lean libros que puedan leer con fluidez o facilidad, y que ellos puedan entender bien. Una buena forma de saber si un libro corresponde al nivel del niño consiste en escucharlo leer en voz alta una página completa. Si lee con soltura, no comete errores al leer las palabras o sólo incurre en unos cuantos errores, y el niño puede contarle lo que está leyendo, entonces es probable que el libro esté "justo" a su nivel. Si la lectura suena cortada, si se le dificulta articular las palabras o no entiende lo que está leyendo, pruebe cambiar el libro por otro de lectura más fácil.
  • Ayude a que su hijo cree una rutina de lectura independiente que le dure toda la vida. Muchas maestras de segundo y tercer año buscan que la lectura independiente, de 20 a 30 minutos diarios, forme parte de la tarea porque es importante para el desarrollo de la capacidad de lectura de los niños. Si la maestra de su hijo exige como tarea que se realice la lectura en silencio, ayude a que su hijo "programe" su tiempo y vea cómo la lleva a cabo. Muchos niños disfrutan realizar su lectura libre a una hora determinada y en un lugar especial de la casa, ya sea que se trate de su cama o de la sala. Si la maestra del niño no solicita la lectura independiente, usted podría hacer que esta práctica sea una actividad que se espera que el niño realice en la casa.
  • Ayude a su hijo a descubrir los recursos disponibles en la biblioteca de su localidad. Cuando los niños de esta edad visitan con regularidad la biblioteca, ellos reciben ayuda valiosa que les permite encontrar nuevos libros que leer. Ellos también empiezan a reconocer a las bibliotecas como fuentes de información sobre temas que les interesan. Incluso, puede que aprendan algunas destrezas específicas sobre el uso de las bibliotecas, como acerca de la manera para buscar un título en un catálogo computarizado.
  • Leyendo, muéstre a su hijo que usted también es un lector. Cuando un niño ve que sus padres se interesan por la lectura, es probable que ellos mismos también aprecien y disfruten de la lectura. Una forma que los padres ocupados pueden poner en práctica para lograr esta meta es leyendo al mismo tiempo que su hijo realiza las lecturas asignadas como parte de su tarea. Ya sea que lean el periódico, una buena novela, una revista o algunos documentos de trabajo, con el simple hecho de leer al lado de su hijo, le motivará a seguir leyendo.
  • El escuchar a su hijo leer le ayudará a mejorar su fluidez. Los niños se convierten en lectores que leen con fluidez a base de muchísima práctica. Propóngase escuchar a su hijo y pídale que le lea de vez en cuando. Si su hijo comete un error cuando lee, motívelo a que trate de corregir su error preguntándole:"¿Eso hace sentido?" o"¿No crees que deberías volver a leer esa parte?". Para ayudar a que su hijo mejore la expresión y fluidez de su lectura, pruebe la lectura y la relectura de obras teatrales y de poesía.
Siguiente: Entérese sobre cómo los niños de segundo y tercer año aprenden a escribir. »
Support for PBS Parents provided by: