Support for PBS Parents provided by:


  • Cat in the Hat
  • Curious George
  • Daniel Tiger
  • Dinosaur Train
  • Peg + Cat
  • Sid the Science Kid
  • Super Why!
  • Wild Kratts
  • Martha Speaks
  • The Electric Company
  • WordGirl
  • Thomas & Friends
  • Cyberchase
  • Arthur
  • Sesame Street
  • Between the Lions
  • Mama Mirabelle
  • Caillou
  • Chuck Vanderchuck
  • Oh Noah
  • Fetch!
  • Fizzy's Lunch Lab
  • Maya & Miguel
  • Mister Rogers
  • Postcards from Buster
  • Clifford
  • SciGirls
  • Wilson & Ditch
  • WordWorld
  • DragonFly TV
  • ZOOM
Página principal » La comunicación con un niño enfermo »

Cómo responder


¿Quieres tomarte la medicina antes o después del desayuno? Después.

En vez de discutir, ofrezca opciones

"No ceda el control, ofrezca opciones. El hecho de tomar pequeñas decisiones le otorga a su hijo la sensación de ser importante y puede inspirarle a que coopere. Ofrézcale una elección que no repercuta en la salud de su hijo."

Dr. Benjamin Kligler

Director Médico Asociado The Continuum Center for Health and Healing, Ciudad de Nueva York

Pruebe estos consejos para llevar la conversación con su hijo.

Hágale saber que entiende lo que siente su hijo. Use las menos palabras posibles. Algunas veces basta sólo con decir "Eso debe de doler" o aún "¡Ay, ay, ay!". Los niños se calmarán si sienten que han sido escuchados y ven que usted los comprende.

Acepte la realidad de su hijo. Si su hijo le dice que algo no es verdad, no trate de rebatir su punto de vista. En cambio, hágale una pregunta abierta para averiguar por qué piensa así. Luego, aclare las confusiones. "El sentimiento de sentirse comprendido es un alivio. El niño puede pensar '¡Genial, alguien sabe lo que siento!'. El hecho de corregir excesivamente a un niño interfiere con su deseo inherente de que se le crea", aconseja la Dra. Susanna Neumann.

Dirija en vez de rogar. Cuando los niños están enfermos, ellos quieren sentir que el padre o la madre están a cargo y que sabe cuidarlos. "Algunas veces, la cosa más amable que un padre puede hacer consiste en simplemente tomar las riendas del problema. El hecho de rogarle a un niño enfermo para que coopere hace que se pierda el control, y los niños pueden sentir que han ganado la batalla. También los puede asustar. Negocien durante cinco minutos si es necesario, y no más", recomienda el Dr. Benjamín Kligler.

No se deje involucrar en una batalla negativa. "Si su hijo dice 'No me importa' o empieza a pelear con usted, no responda de forma emotiva", recomienda el Dr. Stanley Greenspan. No trate de argumentar -deje el asunto a un lado y más bien cálmelo. Retome la discusión después, cuando su hijo esté razonando lógicamente.

Está bien cambiar de enfoque. "Si usted riñe con su hijo acerca de su salud, una de las mejores formas de mostrarle cuan importante le resulta a usted es tratando algo diferente", aconseja Mary Mathews, LCSW Directora de los Programas para la Familia en el hospital infantil Children's Memorial Hospital. El Dr. Benjamín Kliger está de acuerdo: "Mantenerse firmes no siempre es la mejor estrategia".

Si usa las recompensas, hágalo juiciosamente. Existe un gran número de opiniones respecto a que si los padres deberían premiar o inclusive sobornar a los niños que hayan tolerado valientemente situaciones de dolor o difíciles. "Los premios dados con juicio (o aún los sobornos) pueden funcionar en el momento. Sin embargo, tengan cuidado de no establecer un patrón de conducta según el cual el niño sienta que puede pedir un premio por hacer sus tareas ordinarias", dice el Dr. Kliger.

Llame al doctor cuando tenga dudas. Los expertos exhortan a los padres a que llamen con regularidad a su pediatra para solicitarle consejos sobre la salud o relacionados con la comunicación. Su doctor puede ayudarle a cómo explicarle a su hijo lo que está pasando.

Desarrolle una estrategia para las afecciones psicosomáticas. Un niño puede experimentar una enfermedad imaginaria o causada por una emoción en forma tan real como si de verdad fuera una enfermedad real. "Los niños que son emocionalmente sensibles son a veces más vulnerables a las afecciones psicosomáticas. Sin embargo, esto no significa que el niño esté fingiendo o que no se sienta bien", comenta Mary Mathews, MSW. "La fuente del problema puede ser el estrés o la falta de un sueño reparador." Puede ser útil determinar la hora en que se decidirá si el niño está lo suficientemente bien como para ir o no a la escuela. Usted podría decir: "Mañana a las 7:30 decidiremos si te sientes lo suficientemente bien para ir a la escuela. Si tenemos una duda, llamaremos al doctor para preguntarle". Si este comportamiento se vuelve un patrón de conducta, los expertos recomiendan que consulte con el consejero de la escuela o con un psicólogo infantil.

Astucia a cualquier edad

Support for PBS Parents provided by: