Support for PBS Parents provided by:


  • Cat in the Hat
  • Curious George
  • Daniel Tiger
  • Dinosaur Train
  • Odd Squad
  • Peg + Cat
  • Sid the Science Kid
  • Super Why!
  • Wild Kratts
  • Martha Speaks
  • WordGirl
  • Thomas & Friends
  • Arthur
  • Sesame Street
  • The Electric Company
  • Cyberchase
  • Between the Lions
  • Mama Mirabelle
  • Caillou
  • Chuck Vanderchuck
  • Oh Noah
  • Fetch!
  • Fizzy's Lunch Lab
  • Maya & Miguel
  • Mister Rogers
  • Postcards from Buster
  • Clifford
  • SciGirls
  • Wilson & Ditch
  • WordWorld
  • DragonFly TV
  • ZOOM
Página principal » Cómo hacerle tomar tomen la medicina »

Consejos por edades


Use tanto palabras como distintos tonos de voz para propiciar que su hijo tome la medicina:

Bebés y menores de dos años: 0 a 2 años de edad

Si bien los bebés no pueden entender sus palabras, sí pueden comprender el tono tranquilizador de su voz. Los infantes se molestan rápidamente, pero también se calman con la misma rapidez. Como el lapso en el que pueden fijar su atención es muy corto, esto permite que se administre la medicina de inmediato y se le distraiga después. Conforme los bebés van creciendo, usted podrá empezar a explicarle la razón por la que un medicamento o un procedimiento son necesarios.

Hasta los dos años los niños responden a las opciones y a la distracción. A ellos les encantan los rituales y puede que quieran que un cierto video, un juguete o un libro acompañen el proceso. Usted podría decir: "Ve por tu animalito de peluche y dale su medicina, y luego tú te tomas la tuya". Hasta los cinco años, es posible que a los niños les encante creer que ellos le dan medicina a la mamá o al doctor.

En edad preescolar: de 2 a 5 años de edad

En esta etapa, los niños quieren opciones y quieren tener el control. Si bien no se les puede dar la opción de no tomar la medicina, a menudo usted puede darle la opción de decidir cómo y cuándo lo harán (dentro de lo razonable). Usted podría decir: "Después de que te tomes la medicina puedes tomar leche con chocolate o un jugo. ¿Qué prefieres?" o bien, "¿En cuál brazo prefieres que te pongan la inyección?" Conforme los niños crecen, usted puede ofrecerles opciones acotadas en el tiempo, tales como "¿Qué prefieres: vestirte antes o después de tomar la medicina?".

En edad escolar: de 5 a 11 años de edad

En esta etapa, las opciones siguen siendo importantes, pero pueden ser más generales. Los niños a esta edad pueden entender la razón por la que necesitan una medicina o un tratamiento. Si un niño tiene asma, por ejemplo, él o ella podrán entender que necesita su inhalador para respirar. También ayuda a que su hijo se comprometa a seguir un plan de tratamiento de modo de que asuma parte de la responsabilidad sobre su salud. Este es un buen momento para hacer preguntas tales como: "¿Cómo te puedo ayudar?" o "¿Qué te hace falta?".

Cuando los niños a esta edad rehúsan seguir las indicaciones, usted puede tratar de darles un momento de "respiro" mediante una breve pausa y luego reanudar el proceso. Los niños en edad escolar a menudo están bien concientes de los efectos secundarios, así es que discútanlos con ellos, tranquilícenlos y hablen juntos con su médico.

Preadolescente y adolescentes: de 12 años en adelante

Los niños mayores y los adolescentes pueden asumir la responsabilidad respecto a su propia salud. Ellos saben que el tomar la medicina les ayudará a sentirse mejor; sólo que no siempre estarán dispuestos a hacerlo. En algún momento del tratamiento, la mayoría de los adolescentes se rehúsa a tomar su medicina, porque en algún momento -no importa cuan enfermos puedan estar- ellos se sienten inmortales. Es de esperar esta resistencia, por lo que también hay que liderar con ella.

Recuérdele al adolescente que el hecho de que ellos cuiden de su propia salud da muestra de su madurez y de la confianza que se les pueda tener y que este comportamiento lleva a gozar de privilegios del tipo de los que se concede a los adultos. También puede decirle que el no cuidar de su salud demuestra que todavía necesita de un padre o una madre para hacerlo. Sin embargo, la trabajadora social Mary Mathews recomienda a los padres que no den esta explicación en forma punitiva. Por ejemplo, en lugar de decir: "Como no te tomaste tu medicina, no puedes ir al cine", usted podría decirlo de forma más positiva: "Me estás demostrando que aún no estás listo para hacer estas cosas por tu propia cuenta". Así, usted le está ofreciendo a su adolescente una salida -y asimismo le revela las consecuencias, en lugar de amenazarlo con castigos.

Conserve la calma en su calidad de padre

Support for PBS Parents provided by: