Support for PBS Parents provided by:


  • Cat in the Hat
  • Curious George
  • Daniel Tiger
  • Dinosaur Train
  • Peg + Cat
  • Sid the Science Kid
  • Super Why!
  • Wild Kratts
  • Martha Speaks
  • The Electric Company
  • WordGirl
  • Thomas & Friends
  • Cyberchase
  • Arthur
  • Sesame Street
  • Between the Lions
  • Mama Mirabelle
  • Caillou
  • Chuck Vanderchuck
  • Oh Noah
  • Fetch!
  • Fizzy's Lunch Lab
  • Maya & Miguel
  • Mister Rogers
  • Postcards from Buster
  • Clifford
  • SciGirls
  • Wilson & Ditch
  • WordWorld
  • DragonFly TV
  • ZOOM
Página principal » A hablar sobre la pérdida de control del niño

Manejo de una explosión de cólera total


¡No voy a ir a la casa de la abuela! Puedo ver lo enojado que estás. ¿Qué fue lo que te hizo enojar?

Entender en qué consiste un berrinche es algo importante

“Un berrinche no es una cosa mala, realmente es una experiencia importante del desarrollo propio de los niños y que todos necesitan experimentar. Los niños que no aprenden a expresar sus sentimientos de mayor intensidad pueden tener más dificultades para expresarlos más adelante. Por lo tanto, puede que la meta no consista en parar el berrinche, sino que por el contrario ayudar a que su hijo sepa lidiar con él de una manera adecuada a su etapa de desarrollo.”

Gillian McNamee, Ph.D.

Director de la Educación del Profesor, Instituto Erikson

Deje que la rabieta tome su curso normal siempre y cuando nadie esté siendo lastimado. “Esto es realmente crucial,” dice Michael Thompson. “Un niño colmado de vivas emociones puede ser que no sepa cómo manejarlas. Sin embargo, el niño puede sentirse consolado con su pura presencia tranquiladora. Es entonces, cuando usted puede regresar de nuevo al negocio de la comunicación.”

Mantenga sus propios sentimientos intensos separados del berrinche. Si bien es importante que le muestre a su hijo lo que usted siente, “el hecho de sumarse” al berrinche con su propia cólera sólo puede agravar la situación. Tome un respiro, hable tranquilamente, incluso salga del cuarto y tómese un tiempo desentendiéndose del asunto si ve que es necesario.

Trate de consolar físicamente a su hijo. Cada niño reacciona al enojo en forma diferente. Algunos querrán que los carguen en brazos, otros que los dejen en paz. Si la situación se presta, podría intentar abrazar a su hijo, si él se deja. Si su hijo forcejea violentamente, déjelo en la medida en que nadie resulte lastimado.

Procure evitar las amenazas en el momento del enojo. “En el instante en que usted haga amenazas irracionales recurriendo a castigos que no corresponden a la ocasión, usted ya no está hablando del asunto,” señala Michael Thompson. “Si usted dice: 'Si haces eso, te quedarás sin salir de casa', el niño empezará a refutarle el castigo y el motivo original de la discusión se pierde.” En cambio, adviértale una consecuencia que sea específica y razonable y explíquele la razón.

Busque ayuda profesional si usted nota que un patrón de conducta se repite en forma crónica que no puede descifrar. Si la actitud de desafío o de enojo se intensifican y se vuelven cada vez más difícil de manejar, y si nada funciona durante un período de varias semanas o meses, puede ser que haya una cuestión subyacente que necesite aclararse mediante ayuda profesional. Usted puede obtener referencias sobre un especialista de un pediatra, un consejero de la escuela de su niño, un amigo, un vecino, del centro comunitario o de su iglesia, templo o centro religioso.

Recuerde: Los niños de otras personas también hacen berrinches. ¡Charle con sus amigos y descubra lo que ellos hacen, lo que dicen y cómo los sobrellevan!

SIGUIENTE: ¡No puedo creer que haya dicho eso!

Support for PBS Parents provided by: