Skip to content

   

Mexico: Past and Present

Filmmaker Natalia Almada spoke with three of Mexico's leading intellectuals about the landscape of Mexican history and how it has shaped the present.

El General: Hannah ArendtThe aim of revolution was, and always has been, freedom.
— Hannah Arendt

Read this transcript in: English | Español


This video is not yet available. Please check back within a few days.

Transcript

Carmen Boullosa
No me atrevo a pensar que en México hubo una revolución, creo que hubieron muchas revoluciones. Y que el discurso post-revolucionario que lo englobo todo, no tenía en su ideario precisamente la libertad, sino que tenía como ideario, cuando ya la revolución se volvió una en la memoria tenía el deseo de crear un estado todo poderoso extremadamente estable, benefactor, en muchos también asfixiante de muchas iniciativas individuales. No era precisamente un estado que defendiera encima de todo la revolución, digo la independencia.

Cuando eran muchas las revoluciones en medio de 1910 a 1922 por ponerle así, pienso que algunas de estas revoluciones sí tenían… la de Dolores Jiménez Imuro. tenía muy claro en su agenda la igualdad de las mujeres, la libertad de todos los mexicanos, el asunto de los buenos indios… Para ella sí, la tierra es de quien la trabaja, el respeto de las leyes. Ella, pero no la de todos. No… Tengo muy claro que para Villa la libertad fuera en realidad… pues eran estructuras militares. Ellos no querían la libertad de, querían la obediencia, el sometimientos de los otros. Entonces fueran muchas revoluciones. Después nosotros ya nos imaginamos y construimos una revolución Mexicana que suena muy bonito en los murales de Diego Rivera. Pero incluso en los murales de Diego Rivera, si uno analiza la revolución que él nos vende, la libertad no es una de las grandes que el esta peleando. No, la revolución Mexicana fue para otra cosa. Era curiosamente, puesto que era revolución mexicana era recuperar la memoria de nuestros pueblos indios, recuperar una idea de nuestra identidad, regresar a una… era un regreso. Si era el hombre del futuro, y la ciencia lo demás, pero todo aquello incorporado a nuestro regreso, a nuestra vuelta a casa, a nuestra flecha que no avanza vertical. Pero, libertad… la verdad no, no lo veo yo así, no lo creo. Incluso en los gestos más magnánimos de la, en la revolución cultural, que es una revolución muy importante, la revolución cultural mexicana con el vasconcelísmo y todos los músicos, pintores, poetas. Para los que para la libertad era un tema obsesivo eran considerados afeminados, anti-revolucionarios en el caso de los contemporáneos. Eran vistos muy mal, no cabían en el nuevo ideario en la construcción de la revolución mexicana que era muy misógino, que era muy represivo, que era muy estatal. Que era magnifico también! Tenía su lado educación para todos, salud para todos, un estado socialista, tenía un lado que no todos podemos nada más despreciar, no?

Cuauhtémoc Medina
Hay toda una gama de problemas entorno a lo que llamamos libertades. Si lo que quiere decir Arendt es lo que está en juego es la noción de emancipación, es probable que pueda argumentarse que toda revolución implica una noción de emancipación, pero con frecuencia, y esto es una también cita clásica, los cambios brutales a veces están acompañados de un intento de defender algún privilegio que se entiende como libertades. Es el problema de los jirondinos. No es una casualidad que con una cierta frecuencia un proceso revolucionario, sobretodo los proceso revolucionarios complejos, los desate el intento de hacer valer un viejo derecho de una clase media, que después desata todo un proceso generalizado donde no hay la posibilidad de someter a esa visión, la noción de no-reelección, todos los otros conflictos y demandas que re-emergen.

Es un lugar común clásico de historiografía sobre la Revolución Mexicana, el inicio de Womak con Zapata, de Womack sobre Zapata, que empieza diciendo que esta es la historia de unos campesinos, que hicieron la revolución por que no querían cambiar.

Entonces, primero, yo tendría la suposición de que una posición reformada sobre lo revolucionario parte de la noción de que hay revoluciones, y que cual es la forma en que estas se efectúan es muy compleja y variada. Efectivamente, una buena parte de ellas involucra la noción de libertad como una de sus formulas, pero para volver a una caso concreto, cuando Zapata dice, “tierra y libertad” de lo que esta hablando es de los derechos comunales sobre los terrenos, o sea de la restitución de la propiedad indígena al campesinado indígena y la libertad frente al hacendado y el gobierno, el mal gobierno.

Sí, es cierto que aquellas cosas que llamamos revoluciones involucran este argumento en alguna mayor medida, pero tenemos primero el conflicto de la noción liberal de libertad como libertad negativa, esto como … bajo una estructura de dominación. Y esta la noción del libertad afirmativa como el reclamo de un espacio de autonomía y de decisión. Y esas dos formas de libertad, no son siempre compatibles. Es un hecho que la noción de libertad y comercio también está amparada en el mismo termino. Eh… es una propuesta interesante pero también habría manera de decir que las revoluciones son un colapso de una cierta hegemonía que produje eventualmente otra, pero en el transcurso hay una variedad de posibles hegemonías que quedan borradas un poco, como bajo el sonido de un aeroplano, no? También las revoluciones son el colapso de un sistema de dominación.

Y en la frase de Arendt esta la noción del objetivo del proyecto, pero de otro lado está la experiencia de la revolución con su destrucción sin limite. Y es interesante que una de las pocas figuraciones de ese momento, una de las pocas figuraciones honestas de ese momento, es una caricatura de José Clemente Orozco en el diario de la vanguardia, este diario que Atl organizó en Orizaba en 16-17, donde aparece una especie de mujer, eh… prostituta de la belle époque con una sonrisa extrema diciendo “Yo soy la revolución, soy la destructora”. Entonces habría un tercer termino que es el momento de mera destrucción. El momento de la violencia divina Bejaminiana que aparece como destrucción sin propósito, como juicio final. El momento de máximo consumo y destrucción Batailliano, el momento de simplemente ajustar cuentas sin tener un propósito. En momento en donde el desastre que produce un cierto sistema de dominación reaparece con venganza y solo derrumba.

La revolución definitivamente creyó un nuevo régimen, y un nuevo régimen significa un nuevo cuadro de juego político y de atenciones sociales. A mi me parece absolutamente evidente que hubo reparto de tierras, y eso significó que cierto modelo de capitalismo agrícola desapareció y hubo por lo menos una serie bolsones de supervivencia indígena campesina que se establecieron. En segundo lugar, en relación a América Latina donde la continuidad del ejercito de criollos-patriciales-blancos que heredó el movimiento independista, casi todos los movimientos independistas salvo Haiti, evidentemente lo que involucraron es la continuidad de una parte del ejercito colonial ahora como ejercito patricial desapareció. O sea, hay un hecho simple que en México el ejercito desde 1920 es una justamente de campesinos sin aristócratas. Y eso también implica cierta dinámica que eventualmente se convirtió en el hecho que el ejercito no ha tenido un rol político a nivel de proponerse un golpe desde los años 20. También es evidente que se produjo una nueva construcción de proyecto de identidad que produjo una inter-relación entre intelectuales, artistas y estado y sociedad nueva. De la que podemos desesperar pero que fue una construcción extremadamente original y que además a sido uno de los puntos de referencia globales en el siglo XX. Y luego yo creo que también hubo una reordenación de la estructura del racismo que hace que la estructura de la ideología mestiza se acabara estableciendo. Lo cual no desapareció le hegemonía blanca, pero ciertamente permitió algunas operaciones y algunas disputas nuevas. Algo como la noción del indigenismo que puede ser criticada por muchas razones es imposible de atisbar siquiera con esa construcción. También yo creo que hubo una muy importante consumación en el proceso de la hicización de la sociedad que este no es un país católico en el sentido que lo son los demás países colonizados por España. Que hay un espacio de debates y de discursos que es muy significativo, y yo sí creo que hubo una limitada pero muy importante transformación de los ordenes sociales y de clase. Algunas personas, digo mi abuelo, pasaron de ser campesinos sin tierra, a ser funcionarios del estado y tener alguna tarea de construcción importante, una modificación de clases. Obviamente también apareció una nueva burguesía que era distinta de la aristocracia anterior, pero yo creo que hay una serie de, también de elementos en la construcción del estado corporativo que hicieron que ciertas reivindicaciones de las clases obreras y campesinas no fueran totalmente inexistentes.

Hay un problema muy clásico de ver la revolución mexicana como un momento fallido o interrumpido o clausurado pero eso esta hecho sobre una especie de modelo referencial idealizado Soviético que tampoco se fruto en la Unión Soviética y que una vez que el perfil de lo que fue la revolución en la Unión Soviética empieza a plantearse en esos términos, nos hace ver que esta fue una revolución que tuvo efectos muy significativos.

Jean Meyer
La meta de la revolución es la libertad, ciertamente. Y libertad uno lo puede entender en sentido político, económico social. Una revolución en la India implicaría la desaparición radical y final del sistema de castas, cosa que hasta la fecha no se ha logrado, pero empieza siempre por la política. Y la misma Hannah Arendt con mucho pesimismo dice, no solamente las revoluciones, no logran la libertad, la única excepción que lo hace y dice que es relativo es la revolución de independencia de estados unidos que logra la libertad de un ser colectivo que trece colonias se pasa a ser Los Estados Unidos de Norte América, libertad en relación con Londres. Lo que llamamos independencia, pero que no tiene nada que ver con las libertades personales y los derechos del hombre. Tan es así que no se abolió la esclavitud que el tema no aparece en la constitución de los EUA. Pero va más lejos Hannah Arendt y dice que muchas veces las revoluciones que se hacen en el nombre de la libertad terminan instaurando una dictadura peor que el régimen anterior. Y efectivamente si repasas la historia de las naciones tienes una arsenal de argumentos diciendo, es totalmente contraproducente o los daños colaterales son tales, que la meta de la libertad no se logra.

Vasconcelos en 58 dice, el PRI que es el que mando, nuestro sistema en ese momento, el PRI es un Porfirismo colectivizado. En lugar de un Don Porfirio que puedes matar, puede haber un atentado, hubo atentados contra Don Porfirio, o lo puedes derrocar, pero ahora tenemos una dictadura que es mucho peor, que es una dictadura como el Porfiriato, se burla de la ley, de la constitución de la cual siempre da rodeos o arreglos que violan el espíritu de la constitución y es 58. No es todavía lo que Mario Vargas Llosa va llamar en 1991 “la dictadura perfecta porque es invisible.” Y Mario salió del país en la misma tarde.
Entonces, la revolución mexicana hasta que empiece la transición democrática con la primera reforma electoral que si mal no recuerdo es de 1977 precisamente de Don Jesús Reyes Heroldes, pues la libertad es incluso inferior a lo que era en tiempo del Porfiriato. Y bueno felizmente a diferencia del partido comunista de la unión soviética, el PRI siempre había manifestado una capacidad de adaptación increíble. Rafael Segovia decía que el PRI era como una pelota de hule. Que rebota. Se cae y rebota. Y es capaz de adaptarse.

Salinas de Gortari siendo presidente, si era capaz de pactar con cualquier partido, con el PAN y con el diablo, jamás, jamás, pensó en destruir el sistema. Cuando resultó mal electo y que hubo esa crisis del otoño de 1988, su amigo, creo que era el único hombre en ese momento que tuteaba al presidente, le decía presidente, pero lo tuteaba. Le dijo, presidente, tú vas a ser el último presidente del PRI, o el último consecutivo, a ti te va tocar, la misión histórica, la gloría histórica de entregar la presidencia a un candidato de oposición. Y Salinas le contesto, “Héctor, estás muy equivocado, no lo voy hacer nunca.”

Bueno finalmente la historia es más astuta que los hombres y en el año 2000 posiblemente en parte gracias al presidente Zedillo que los PRIistas consideran como un abominable traidor, si la oposición llego a la presidencia. Pero si usted piensa que la revolución empieza en 1910 para el sufragio efectivo y la no re-elección, y que hay que esperar al año 2000 para que realmente se de, pues sí se entiende el discurso completo de Hannah Arendt. La meta de la revolución es la libertad pero no solamente no la consigues sino que endurece el obstáculo para lograr la libertad.





Talk About This

Share This

For seven years General Plutarco Elías Calles has loomed indestructible in the Mexican picture, like a Toltec pyramid — huge, harsh, mysterious. His name adds naturally to the list of dictatorial gladiators that the world watches with mixed feelings. . . . He has been called a Mexican Mussolini, an Indian von Hindenburg, a Latin American Lenin.”

— Anita Brenner,
The New York Times, 1937