Skip to content

   

Mexico: Past and Present

Filmmaker Natalia Almada spoke with three of Mexico's leading intellectuals about the landscape of Mexican history and how it has shaped the present.

El General: PazDespués de siglos de fracasos, en lo único que creemos los mexicanos es en la Virgen de Guadalupe y la lotería nacional.
— Octavio Paz

Read this transcript in: English | Español

This video is not yet available. Please check back within a few days.

Transcript

Carmen Boullosa
Entiendo muy bien la cita de Paz, pero yo creo que somos sobre todo un país de una fe ciega en nosotros mismo. Ya no diría en otro cosa. Tenemos una… ve uno la realidad a distancia, la realidad Mexicana, y piensa bueno, es que no hay motivo alguno de gozo, no hay motivo alguno de alegría, solo hay motivo de desesperanza, o de confiar en la lotería, siquiera en la lotería. Pero la verdad es que es un país en el que hay una confianza ciega en un presente perpetuo, o en un pasado que no ha dejado avanzar al presente. Y es un país donde la fe abunda. La fe, y la.. el buen espíritu, incluso en estos momentos terribles.

Para mi es muy llamativo porque yo voy y vengo de México a Nueva York, salgo mucho a otros lugares y me llama mucho la atención esta reserva de fe que tiene el Mexicano. Cualquier lugar colectivo que va uno en México, incluso cualquier cena, cualquier.. de la gente de México, hay una reserve de fe infinita, no en la Virgen de Guadalupe que es solamente para el que en realidad está en problemas muy graves. La lotería es un juego colectivo, no otra cosa, una especie de “Ruleta Rusa Buena” en la que todos confiamos de alguna manera, pero es una la lotería que no es el billetito, si no que hay una confianza ciega en que a todos nos va pasar algo bueno, aunque no apunte por ningún lado. Es simple y llenamente una fe ciega. Pero yo sí pienso que es un país lleno siempre de esperanza.

En México hasta ante la tragedia hay la sensación de que esa no nos va a tocar! No nos va a tocar. Es algo muy extraño y creo que en parte es nuestra futuro-fobia que si tuviéramos la certeza de que el futuro va arribar y es lo que nos espera pues habría una desesperanza colectiva enorme.
No se cree en las leyes pero sí se cree en las instituciones. Es un país en el que todo se vuelve institución inmediatamente, y todo se aliña piramidal, eh… de una manera muy especial. Yo diría incluso antidemocrática, pero todo se vuelve una institución automática en México. Todo se convierte en una pirámide. Todo se convierte en un monumento, en una rapidez enorme. No… no hay fe en un…bueno, todos sabemos que los gobiernos han sido desastrosos en los últimos, desde hace cuanto no? Pero a pesar de eso, la gente sigue creyendo en las instituciones. No sirven para nada! Es un desastre, descomunal, pero todo se vuelve, hay una manera de crear la institución inmediatamente no lo entiendo.
Ycreo que la clave es nuestra relación con el pasado. Y creo que es probable que no fuera así antes de 1810, creo que los movimientos revolucionarios lo que si crearon fue esta especie de entereza colectiva.

Cuauhtémoc Medina
Bueno, Paz es un… funcionario intelectual del estado si alguna vez hubo uno. Porque decir y hablar en nombre del pueblo en esa manera es producir la noción de que hay alguna clase de punto de convergencia general. Yo creo que escapa a una examen relativamente racional de la historia, el pensar que hay solo un proyecto nacional por tanto que haya habido una asociación de fracasos límpidas, hay éxitos y fracasos específicos y hay negociaciones que establecen determinados juegos de ventaja y poder después de determinados conflictos. Y a mi, me parece evidente que no podría una estructura de hegemonía ni educativa, ni televisiva, ni artística, ni sexual si no hubiera alguna gama de supuestos que la población sigue. Por consiguiente el problema es que hay aquí una doble construcción. Primero Paz está diciendo, yo me afilio a la idea de que hay un proyecto nacional y este proyecto es único. Prácticamente sería imposible alguien que tuvo la desfortuna como yo de estudiar historia decir eso en la misma medida que cómo decía un amigo mío en reacción a una manifestación del 86, al estar oyendo a todo el mundo gritar “el pueblo unido jamás será vencido” uno podría sentirse cohibido por que uno puedo nombrar 10 casos donde esa proposición no se llevo a cabo.

Yo creo que hay ahora efectivamente una serie de discursos de escepticismo político que son terriblemente funcionales políticamente, que pueden ser utilizados precisamente por las estructuras políticas en las disputas que tienen sobre el poder. Es un capital político el hablar a cerca del fracaso nacional general. Yo lo uso. Yo creo que puedo decir que hay una serie de momentos en que yo he estado destacando la, aquí le voy a poner “vocación de fracaso” de políticas muy especificas. O sea la política de reforma neo-liberal, y su supuesto de progreso económico a demostrado vehementemente ser una expresión de “vocación de fracaso”. La política de prohibición de las drogas y su correlato de violencia idiota ha demostrado ser una especie de adicción al fracaso, pero hacer ese trazado por supuesto, que yo lo entiendo, es una forma de producción de hegemonía y a veces hay que jugar a producir la hegemonía pero en el campo en donde uno lo que tiene que hacer es criticar esa expresión parece insulsa. Y sobre todo ahora el grado en que sirve al proyecto de impedir cualquier forma de gesto soberano de operación política es extremadamente interesante. O sea es una proposición que le sirve más a los políticos de derecha, aquí y en es Estados Unidos, o sea el descrédito de la operación gobierno que a ninguna de las otras facciones impugna.

Jean Meyer
Mira lo que pasa es que, como tu no eres historiadora, lo que puede ser una ventaje eh? No es una critica, no te preocupaste por la fecha de lo dicho por Octavio Paz. Cuando lo dijo? Lo dijo en un momento de pesimismo obviamente y al final de su vida, Octavio Paz era mucho más optimista para el futuro de México.

Pero, siglos de fracasos… yo diría más bien que la historia de México es así. No es fracaso tras fracaso tras fracaso, hay momentos de grandes éxitos, y logros y construcciones. Pues basta ver, no quebré en montar a la historia prehispánica o a la historia colonial, pero basta ver herencia arquitectónica, que nos dejaron las civilizaciones prehispánicas, y los tres siglos de la Nueva España y bueno ya con eso, no puedes hablar de una historia de puros fracasos. Y tampoco para el siglo XIX que sí fue un siglo muy duro para encontrar una estabilidad para el país y eso explica la incontestable popularidad de Don Porfirio durante muchos años porque ciertamente fue una violación permanente de la constitución, o un manipuleo con trucos jurídicos, pero… Y si podemos hablar de dictadura habría que usar el juego de palabra que no se quien lo invento de “dictablanda”, fue una dictadura paternalista que trajo orden, paz, progreso, bien. Y por cierto jugando al juego que a los historiadores no quieren pero que a mi me gusta mucho, el juego de “que hubiera pasado si…” que hubiera pasado si Don Porfirio un mes antes de las elecciones presidenciales de 1910 de su última re-elección al salir de la tina se resbala y se desnuca? Pues yo apuesto que no hay revolución mexicana porque en ese momento el problema era político. En ese momento no había Villa, Zapata, no había despertado, digamos el Tigre dormido. Y el problema agrario se ventilaba en los tribunales, no había la exigencia, las armas en la mano, de la Tierra. Había el problema de que Don Porfirio se quería re-elegir una vez más, o sus partidarios quería que el siguiera y por la primera vez había una candidatura fuerte en el frente que era la de Madero. Pero un Madero que estaba dispuesto a concesiones extraordinarias. Le propuso a Don Porfirio, usted candidato a la presidencia y yo como vicepresidente y Don Porfirio se rió y no acepto. De tal manera que si muere Don Porfirio no hay re-elección, no sé si hubiera ganado Madero, no sé si hubiera candidato substituto a Don Porfirio pero no hay re-elección y tendríamos estatuas y avenidas Don Porfirio y plazas y glorietas Don Porfirio en todo el país
Hoy en día uno podría decir, si Octavio Paz tenía razón, creemos solamente en la Virgen de Guadalupe y la Lotería Nacional. La violencia, el famoso narcotráfico y todo esto, pero no sé si te puede interesar pero mira, la semana pasada publiqué un articulo como cada domingo y un lector me mandó un mail muy bonito diciendo, “Estimado Lic. Don Juanito Meyer, encuentro un elemento de pesimismo sobre nuestro país en su artículo. Son evidentes, palpables la multitud de problemas que nos aquejan de todos índoles y de todos tamaños. Ahora bien, a nivel de la vida cotidiana, de mis platicas con la gente con quien convivo…” pienso que es una persona más o menos de mi edad, entre 60 y 70 posiblemente ya retirado porque tiene tiempo de platicar con “trabajadoras domesticas, jardineros, chóferes, cajeros y cajeras de bancos, personas retiradas con pequeñas pensiones, con pensiones decentes, ex directores de bancos, directores de bancos y ahí sigue una enumeración muy bonita y ahí sigue “no percibo el desanimo tanto en su articulo como el que nos comparten los articulistas de todos los medios y el mismo presidente de la republica y los partidos. En general las personas que trato, un mostrado muy amplio de diversas condiciones socio-económicas se ven contentas, preocupadas pero con muchas muchas ganas de trabajar y de progresar. Y me comentan sus logros, especialmente los de sus hijos que si estos ya se recibieron, que si están estudiando, que si ya van a terminar su casa, que si esto que si el otro. Del Brasil del cual nos habla nada. De la política exterior mexicana en absoluto. Platican de sus cosas, de su chamba, de sus planes o falta de ellos, pero insisto y comparto en general con bastante optimismo.” Y eso es un señor de Durango… y en el mismo mail dice, “el fin de semana pasado en Torreón entraron en un bar y hicieron un matazón de 8 personas.”

Así que… no sé si porque la gente tiene confianza como el cura y la Virgen morena o no pero sí creo que hay dos Mexicos y dos niveles.

Hay una empresa que cada año hace, establece un ranking de las naciónes más felices, y México, el mexicano se define entre las 5 naciones más felices. Siempre. A veces está en el segundo lugar, a veces está en el quinto lugar, pero se define siempre… bueno…





Talk About This

Share This

For seven years General Plutarco Elías Calles has loomed indestructible in the Mexican picture, like a Toltec pyramid — huge, harsh, mysterious. His name adds naturally to the list of dictatorial gladiators that the world watches with mixed feelings. . . . He has been called a Mexican Mussolini, an Indian von Hindenburg, a Latin American Lenin.”

— Anita Brenner,
The New York Times, 1937

Upcoming Films