Skip PBS navigation bar, and jump to content.
Visit Your Local PBS Station PBS Home PBS Home Programs A-Z TV Schedules Watch Video Donate Shop PBS Search PBS


La película y Más
Sección Especial
Cronología
Mapa
Gente y Eventos
Guía del Maestro

spacer above content
Gente y Eventos

regresar al índice de la gente y los acontecimientos

  Fulgencio Batista (1901-1973) Previous
3 de 8
Next

Fulgencio Batista Lo llamaban El Hombre, "the Man", y durante tres décadas fue uno de los líderes más controvertidos de Cuba. Se necesitaría un Fidel Castro y una revolución cubana para desbancarlo.

Orígenes humildes
Fulgencio Batista Zaldívar nació en Banes, en la provincia de Oriente en Cuba, el 16 de enero de 1901, a tan sólo millas de Las Manacas, el lugar donde se encontraba la plantación de la familia Castro. Batista, un mulato de origen humilde, se unió al ejército como soldado, y en 1932 pasó a ser un estenógrafo del tribunal militar con rango de sargento.

Un hombre fuerte
Batista's troops moving door to door along side a building Batista, el villano de la Cuba de antes de Castro, comenzó su carrera política como un héroe. En 1933, cuando era un joven sargento, al hacer una alianza con los estudiantes y los líderes sindicales, lideró a los suboficiales a rebelarse en contra del dictador Gerardo Machado. Más tarde, conspiraría junto con el embajador estadounidense, Sumner Welles, para conseguir la renuncia del presidente provisional, Ramón Grau San Martín, por la fuerza. Para entonces, Batista ya un coronel, se convirtió en el hombre fuerte detrás de una sucesión de presidentes títeres, hasta que él mismo fue elegido presidente de Cuba en 1940.

Arquitecto de alianzas
Bajo el gobierno de Batista se bosquejó una nueva constitución, la cual bajo todas las normas, fue un documento progresivo. Demandaba la intervención del gobierno en la economía y el suministro de una red de seguridad social. Hacia finales de 1930 Batista legalizó el Partido Comunista Cubano (P.S.P. o Partido Socialista Popular). En 1940, aprovechó la habilidad del P.S.P. de mantener a la clase obrera a raya e invitó al partido a participar en su gobierno.

Retirado
En 1944, respetando que el electorado había elegido a la coalición de oposición, Batista se hace a un lado para que Ramón Grau, el mismo hombre que él había depuesto previamente en 1933, se convierta en presidente. Batista abandona Cuba para irse a vivir a Daytona Beach en la Florida.

Oportunista político
Soldiers standing near dead bodies on street Durante los ocho años siguientes, el Partido Auténtico de Cuba presidió un gobierno corrupto e irresponsable. La corrupción se había propagado desde 1902, sin embargo, el público estaba escandalizado con el hecho de que los revolucionarios "puros" de 1933 -- Grau, y luego Carlos Prío -- hubieran participado en ella. Pero la democracia sobrevivió. Cuando las nuevas elecciones de 1952 se aproximaban, Batista vio una oportunidad de regresar al gobierno y presentó su candidatura presidencial, al lado de los Auténticos y los Ortodoxos, el partido al cual pertenecía Fidel Castro. A medida que el día de las elecciones se acercaba, Batista se hallaba en un distante tercer lugar. Luego, el 10 de marzo de 1952, perpetró un golpe de estado y tomó el gobierno, apoderándose así, a la fuerza, de aquello que los votantes cubanos estaban a punto de negarle.

Arribista
El regreso de Batista al poder no presagió un regreso a las ideas y doctrinas progresistas. Ganarse la aceptación de la clase alta de Cuba, que le había negado el acceso a sus exclusivos clubes sociales, se le convirtió en una obsesión. Encaminó sus energías cada vez más hacia amasar una fortuna aún mayor. Batista comenzó a promover los juegos por dinero y las apuestas a gran escala en La Habana y anunció que su gobierno igualaría, dólar por dólar, cualquier inversión hotelera de más de un millón de dólares, que incluyera licencia para tener un casino. El gángster estadounidense Meyer Lansky se situó en medio de esta operación de casas de juego en Cuba. Al mismo tiempo, Batista patrocinó proyectos masivos de construcción, entre ellos: la autopista Habana-Varadero, el aeropuerto Rancho Boyeros, varias líneas de tren y un túnel submarino.

Brutal e impopular
Mientras demoraba los planes para renunciar a su cargo, Batista enfrentó una creciente oposición y, eventualmente, un reto popular. Inmediatamente después del
asalto al cuartel Moncada, perpetrado por Fidel Castro en 1953, Batista suspendió las garantías constitucionales y cada vez más comenzó a fiarse de tácticas policiales en un intento por asustar a la población a través de despliegues públicos de brutalidad. Aunque hizo algunas concesiones políticas entre 1954 y 1956 -- al levantar la censura de prensa, al poner en libertad a algunos prisioneros políticos (incluyendo a Fidel Castro y a su hermano Raúl), y al permitir el regreso de los exiliados -- su impopularidad continuó incrementando.

Inestabilidad
A medida que el descontento popular se intensificaba en Cuba, la policía de Batista se mostró partidaria de torturar y asesinar a hombres jóvenes en las ciudades. Su ejército, no obstante, resultó particularmente inepto en contra de los rebeldes de Fidel Castro, quienes tenían su base de operaciones en las montañas.

Combatiendo a las guerrillas
Batista's troops in muddy sugarcane field Batista tuvo a Castro en sus manos después del episodio del cuartel Moncada y lo dejó escapar con vida. Lo tuvo prisionero en la Isla de Pinos pero luego lo puso en libertad como parte de una amnistía general. Pudo haberlo eliminado después del desastroso desembarco de los rebeldes del Granma, pero le permitió escapar. En la opinión del escritor Norberto Fuentes, cuando los rebeldes regresaron, "Batista cometió un error estratégico craso. Los desembarcos uno los devuelve al mar. Pero Batista, en cambio, obliga a Fidel Castro a internarse en la Sierra Maestra diciéndole las siguientes palabras: 'en la Sierra nadie sobrevive'". El escritor Carlos Alberto Montaner presenta una observación aún más acusatoria: "Batista no termina con Fidel por codicioso... Su gobierno es un gobierno de ladrones. Tener a esta pequeña banda de guerrilleros en las montañas le sirve como excusa para poder ordenar gastos de defensa especiales que luego podrá robarse". Hacia la primavera de 1958 cuando Batista envía 10,000 soldados a combatir al ejército rebelde, ya Castro se encuentra muy profundamente atrincherado en la sierra y, por su parte, el ejército de Batista está demasiado corrupto por dentro para poder llevar a cabo una ofensiva exitosa.

Rechazo de los Estados Unidos
Frente a la ineptitud militar de Batista y su creciente impopularidad, Estados Unidos comienza a buscarle una alternativa a Batista y a Fidel Castro. Pero Batista está empeñado en quedarse. El 11 de diciembre de 1958, el embajador estadounidense Earl Smith lo visita en su pródiga hacienda, Kuquines para informarle que Estados Unidos no va a continuar respaldando su régimen. Batista le pregunta a su vez si puede irse a Daytona Beach, donde tiene una propiedad. El embajador le dice que no y le sugiere en cambio que busque asilo en España.

Huida
Fulgencio Batista sale de Cuba antes del amanecer, en la víspera del Año Nuevo de 1958, con ciento ochenta de sus seguidores más cercanos, después de haber amasado una fortuna que llegaba a los $300 millones. Batista vivió el resto de su vida en esplendor en España y en Portugal. Murió el 6 de agosto de 1973 en Marbella, España, dos días antes de que un grupo de asesinos de la Cuba castrista pudiera llevar a cabo un plan para asesinarlo.



  Fulgencio Batista (1901-1973) Previous
3 de 8
Next
page created on 12.21.04 regresar arriba
Site Navigation

Fidel Castro Home | La película y Más | Sección Especial | Cronología
Mapa | Gente y Eventos | Guía del Maestro

American Experience | Feedback | Search | Shop | Subscribe | Web Credits

© New content 1997-2005 PBS Online / WGBH



Fidel Castro American Experience

Exclusive Corporate Funding is provided by: