Skip PBS navigation bar, and jump to content.
Visit Your Local PBS Station PBS Home PBS Home Programs A-Z TV Schedules Watch Video Donate Shop PBS Search PBS


La película y más
Sección especial
Encuesta en línea
Opiniones sobre Cuba
Entrevista con la directora
Comparta su opinión
Noticiarios sobre Cuba
Extractos de entrevistas

Cronología
Mapa
Gente y eventos
Guía del maestro

spacer above content
Entrevista con la directora

Adriana Bosch En esta entrevista, la directora Adriana Bosch, de origen cubano radicada en EE.UU., describe su trabajo en la realización de Fidel Castro.

Adriana Bosch ha escrito, dirigido y ha hecho el montaje de varios aclamados documentales políticos y sociales, por casi dos décadas. Se le conoce por sus biografías de presidentes realizadas para la serie La experiencia americana, entre ellas, las de Ulysses S. Grant, Jimmy Carter, Reagan y Ike, así como por su trabajo en Los Rockefeller y Los Churchill. Sus otros créditos incluyen Las Américas y México, ser la productora asociada de dos programas de la serie La guerra y la paz en la era nuclear, y como editora asociada del Reporte especial de primera línea: La crisis en América Central. Adriana Bosch ha recibido numerosos premios, entre ellos un Emmy Award para los programas de mayor audiencia, el Christopher Award, y dos Peabody Awards por Reagan y Ike.

Preguntas:


¿Qué sintió al realizar un programa sobre Fidel Castro?

Castro me pareció la oportunidad de mi vida. Después de haber hecho la película sobre Carter y tantas otras biografías, pensé que podría aplicar esas habilidades a un tema que encierra un gran significado para mí y que tiene mucha carga emotiva. Se me presentaba la oportunidad de no solamente realizar un trabajo analítico e inteligente, sino algo mucho más personal... aunque permanezca dentro de los lineamientos de La experiencia americana.

Salí de Cuba a los 14 años... viví nueve años de esa revolución como un ser consciente, y tengo experiencias vívidas y recuerdos vívidos, no sólo de lo que fue el proceso, sino de lo que se sentía y lo que la gente cercana a mí sentía, desde ambas perspectivas. Al principio mis padres estaban muy, muy cautivados por Fidel Castro, al igual que la mayoría de los cubanos, la vasta mayoría de ellos. Pero después de un breve período de tiempo, sufrieron una gran desilusión.

regresar arriba



¿Guarda algunos recuerdos personales de Castro?

Mi primer recuerdo de Fidel Castro es de cuando tenía cuatro años de edad. Recuerdo cuando entró a La Habana... lo recuerdo de verlo en la televisión, y yo solía besar el televisor, darle besos, besos, y besos a la tele cuando tenía cuatro años. Cuando escuché que Fidel venía a Santiago de Cuba, que es de donde yo soy -- y creo que ya habían pasado tres, cuatro semanas a partir de la revolución en el año 59 -- mi papá me llevó al aeropuerto... Yo estaba junto a las escalerillas cuando [Castro] bajó. Y me cargó y me dio un beso. Bueno, usted sabe que todos los políticos besan a los bebés.

regresar arriba



¿Cuáles fueron algunos de los retos que enfrentó como directora de cine?

Uno de los retos más grandes de producir esta historia fue tratar de capturar toda una vida en un documental de dos horas. Esto es cierto de la mayoría de los documentales de La experiencia americana, con la diferencia de que la mayoría de los presidentes están en el poder durante dos períodos o un sólo período. Castro ha estado en el poder [el equivalente a] 12 períodos... De modo que uno acaba con una historia casi inmanejable. Mi manera de abordar el tema fue brincar a aquellos sucesos que a mi parecer pondrían de relieve no sólo su personalidad, sino también los temas principales de su revolución.

La película depende mucho de los archivos [secuencias filmadas]. Pensamos que sería mejor mostrar en lugar de contar. Y también le da mucho, mucho peso a Fidel. Fidel aparece por todas partes. Fidel en la Plaza de la Revolución, Fidel con los campesinos, Fidel haciendo esto, Fidel en la O.N.U. y, si uno se fija bien, verá a un personaje excepcional...

La primera hora comienza por explicar los orígenes de Fidel Castro y los orígenes de la revolución cubana. Y también, ¿cómo fue que se convirtió en lo que fue? Escogí una fecha, que es la apropiada para la consolidación de su poder, y ésa es la Bahía de Cochinos. De modo que la primera hora termina con la Bahía de Cochinos, y eso fue en abril de 1961. Ahora, entre abril de 1961 y el año 2004, eso es una cantidad de años por cubrir. Así que lo que hice fue brincar a historias que a mi parecer resultaban las más reveladoras sobre su persona. Por ejemplo, Fidel Castro, el gran revolucionario de los años sesenta. Fidel Castro, el estadista de los setenta. Fidel Castro, el dictador despiadado alrededor del tema de los derechos humanos en los ochenta. Fidel Castro, el líder que se aferra tercamente al poder y que tiene tales ansias de poder que va a desafiar y a sobrevivirlo todo, incluso a diez presidentes estadounidenses y el derrumbe de la Unión Soviética que no sólo subsidiaba a la economía cubana, sino además le daba una legitimidad ideológica. Ése es un logro excepcional... él ha estado en el poder más tiempo que nadie, más que cualquier otro líder del siglo XX. Creo que quizá la Reina Elizabeth ha estado en el poder más tiempo que él, pero eso es todo.

regresar arriba



¿Existe una clave para comprender el éxito de Castro?

Hay algo que dijo su hija [Alina] que no usamos en el programa, y que en retrospectiva pienso que es algo muy importante: cómo él mismo se sorprendió ante la reacción del pueblo cubano. Cuando uno mira las secuencias de su entrada a La Habana, la demostración es totalmente abrumadora.

Había por supuesto la sensación de liberarse de Batista... Batista quien insistía en mostrar los cuerpos de la gente que había sido torturada, los cuerpos de la gente asesinada. Él creía que podía amedrentar a los cubanos pero en lugar de eso, lo que les hizo sentir fue asco. Y entonces creo que hubo la sensación de una enorme liberación cuando Batista fue derrocado. Toda Cuba, o la mayor parte de Cuba, estaba en contra de Batista.

Pero eso va más allá. Creo que los cubanos tienen un concepto de lo que es un revolucionario... y llega Fidel y lo ven como el Mesías, el salvador. Iba a liberar a la gente e iba a conducir a Cuba a su verdadera grandeza... Había fotos de Fidel colgadas en todas las salas. Había letreros en todas las casas, prácticamente en todas, que rezaban, "Fidel, ésta es tu casa". Cuando Fidel anunció que era comunista, se inició una campaña y la campaña simplemente decía, Si Fidel es comunista, que me pongan en la lista. Yo también, yo también, yo también. No importaba qué Fidel fuera, los cubanos también lo iban a ser, y había una sensación avasalladora de que este hombre tenía todas las respuestas.

regresar arriba



¿Por qué han llegado tantos cubanos a los Estados Unidos?

Siempre ha habido esta manzana de la discordia acerca de la verdadera motivación por la cual los cubanos han venido a Estados Unidos, si son razones políticas o económicas. Algunos dicen que es una migración económica. Otros dicen, no, vinimos en busca de la libertad. Bueno, pues ambas cosas. Ambas cosas son ciertas, hasta cierto punto, para todos, porque no se puede separar la política de la economía. Pero es verdad que ha habido capas en la migración cubana, y los que llegaron más recientemente, sobre todo la gente que llegó en los años ochenta, en barco desde Mariel, era otra clase de gente de la que había llegado antes. Esto no es totalmente cierto, pero es bastante cierto.

Y se podría argumentar que esas personas vinieron a los Estados Unidos por razones económicas, pero si tienes un gobierno que maneja la economía como la maneja el gobierno cubano, y la gente abandona el país porque ya no soportan como se vive allí, usted sabe, la manera cómo es su cotidianidad, la falta de esperanza. Están cansados de la escasez, están cansados de trabajar, están cansados de toda esa lucha. ¿Estamos entonces hablando de política o de economía? Es decir, se está rechazando a un gobierno que ha empobrecido tu vida y por eso es muy difícil distinguir entre la economía y la política.

regresar arriba



Mirando hacia atrás, ¿cómo ve usted la revolución cubana?

La revolución cubana hay que verla como dos revoluciones distintas. Primero, está la revolución contra Batista. Y esa fue una revolución que básicamente incluyó a todo el mundo en Cuba, excepto a la gente que estaba con Batista... De todas las profesiones y condiciones sociales. Usted sabe, desde los dueños de los ingenios azucareros hasta los limpiabotas. Y los negros y blancos y todo el mundo.

Luego hubo una segunda revolución, que fue una revolución social que tomó lugar muy, pero muy lentamente. En el lapso de un año o de dos es donde uno comienza a darse cuenta que ésta no era una revolución para todos. El programa identifica el momento en el cual Fidel dice por primera vez... la reforma agraria acaba de ser aprobada. Mira a la multitud y dice, ésta es la democracia. Como la de Atenas, pero mejor, porque ésta no es la democracia de los oligarcas o de los militares. Y entonces, dice, ésta es la democracia del pueblo. Así es que de inmediato, en ese momento, él se aparta. Ésta no es una democracia para todos. Esa revolución social es la segunda revolución, en la cual él moviliza a una gran parte de las clases bajas y a la juventud. Las tropas de asalto de la revolución cubana fueron la gente joven.

No le puedo dar la fecha exacta, pero creo que cuando las nacionalizaciones comenzaron, cuando empezaron las intervenciones, básicamente las expropiaciones de los negocios, fue cuando mucha gente se puso en contra de la revolución. Y luego hubo una sensación creciente de que éste también era un reino del terror y que se daban arrestos arbitrarios... Poco a poco, Fidel comenzó a abandonar la idea de las elecciones. Una vez que la revolución tomara el poder, iban a realizarse elecciones dentro de 18 meses, pero luego él empezó a alejarse de esa idea. Los periódicos se vieron bajo mucha presión.

Pero creo que el detalle principal que hace que [algunas] personas se pongan en contra del gobierno, es la idea de éste va a ser un país comunista. En esa época, el comunismo era una palabra muy mala y tenía implicaciones muy, muy desfavorables.

regresar arriba



¿Qué sentimientos tienen los cubanos de hoy en día sobre la revolución?

Existen narrativas conflictivas sobre la revolución cubana. Está la narrativa de Fidel Castro, la narrativa de la revolución romántica, y luego está la narrativa de la comunidad de exiliados cubanos... Mi objetivo fue romper con eso y tratar de tomar de cada narrativa lo que a mí me parecía históricamente acertado, para así tratar de construir otra narrativa distinta que tomara en cuenta [todas] las partes... Dentro de cada narrativa hay pizcas de verdad. Y lo que intenté hacer fue rescatar esas verdades y luego alejarme lo más posible de algunas de las imputaciones más disparatadas de ambos bandos.

No soy una revolucionaria cubana. Soy una exiliada cubana. Pero al mismo tiempo, reconozco que hay ciertas verdades en la narrativa de la revolución cubana desde la perspectiva de los revolucionarios, y que éstas merecen estar en el programa porque, a menos que estas cosas se incluyan, acaba uno con una imagen parcializada e inexplicable de lo que fue esa revolución. ¿Cómo entender, cómo comprender la cantidad de apoyo popular que tuvo Fidel? Y no me refiero a 1959 cuando subió al poder, sino en los años sesenta y hasta en los años setenta. La comunidad de exiliados y la narrativa de la comunidad en el exilio es incapaz de explicarlo y pensé que había que traerlo a cuento.

A la vez, cuando uno habla con la gente de la revolución cubana, [según ellos] no hubo oposición al régimen. [Los opositores] eran todos unos traidores, unos imperialistas, creados por los Estados Unidos, y eso está muy, muy mal. Había una oposición genuina, local, compuesta en su mayor parte de gente que alguna vez se había opuesto a Batista. Los que estaban con Fidel se voltearon en su contra porque deseaban otro tipo de revolución. Y fue algo muy, pero muy generalizado.

regresar arriba



¿Qué impresión le gustaría que su programa dejara en la audiencia?

Fue muy difícil decidir cuál sería el final de la película. No queríamos juzgar de manera severa, habíamos mantenido una objetividad bastante cuidadosa... Y al final, uno espera un juicio. Y eso es algo duro. Así es que al productor ejecutivo, Mark Samels, se le ocurrió una gran idea, que fue terminar la película donde había comenzado. La película termina con la noción de que en Cuba hubo un día en que todo parecía ser posible, y que fue cuando las esperanzas de todo un pueblo se colocaron en manos de un sólo hombre. Me gustó mucho... porque lo deja a uno con la pregunta, de si ¿eso fue bueno o malo?... Y creo que el espectador es quien tiene que decidirlo.

regresar arriba

page created on 12.21.04 regresar arriba
Site Navigation

Sección Especial:  Encuesta en línea | Opiniones sobre Cuba | Entrevista con la directora
Comparta su opinión | Noticiarios sobre Cuba | Extractos de entrevistas

Inicio Fidel Castro | La película y más | Sección especial | Cronología
Mapa | Gente y eventos | Guía del maestro

American Experience | Feedback | Search | Shop | Subscribe | Web Credits

© New content 1997-2005 PBS Online / WGBH



Fidel Castro American Experience