Visit Your Local PBS Station PBS Home PBS Home Programs A-Z TV Schedules Watch Video Donate Shop PBS Search PBS
Rollover text informationAmerican Experience
Zoot Suit Riots
La Película y Mucho Más
Aspectos Especiales
Chronología
Galería
Individuos y Eventos
Guía de Profesor
Visit our web site in English

spacer above content
Individuos y Eventos: Clem Peoples y el Departamento de Policía de Los Angeles

Clem PeoplesEmpezó con una furia sanguinaria y sin ningún aviso.
Clem Peoples, "Smashing California's Baby Gangsters," la revista Sensation

"Satisfechos de su brutalidad, los jóvenes y orgullosos guerrilleros se volvieron a montar en sus coches y se largaron a toda velocidad." Así empezaba el reportaje en primera persona escrito por Clem Peoples del asesinato de "Sleepy Lagoon" en 1942. El era el investigador en jefe para asuntos criminales del departamento del Sheriff de la policía de Los Angeles y sería el dirigente de la redada que detuvo a 600 jóvenes méxico-americanos bajo sospecha de haber tenido algo que ver con el asesinato de José Díaz. Cuando 22 de éstos fueron señalados y encausados por homicidio, Peoples preparó el testimonio de los acusadores. Su artículo "Aplastando a los niños pandilleros" era un recuento ficticio del asesinato escrito con la plena intención de enviar a la cárcel a los 22 muchachos enjuiciados.

Mientras que Sensation se vanagloriaba de sacar a la luz las "verdaderas historias detrás de los titulares de las noticias," lo que hacía era concentrarse en cuentos horrendos y groseros que escandalizaban al público. El artículo de Peoples, al que se le otorgaba cierto grado de credibilidad dada su conexión con el Departamento de Policía de Los Angeles, no sería ninguna excepción. Exageró de forma sensacionalista la percepción mantenida por algunos policías y líderes de la ciudad a principios de los '40, que la delincuencia juvenil era un problema particularmente grave con respecto a la juventud méxico-americana, dadas las condiciones de sobrepoblación causadas por las olas de refugiados que llegaban huyendo de la Revolución Mexicana. Peoples escribió, "Constatando que tenía que imponerle un paro a las manadas de los lobos antes de que éstas cometieran más asesinatos, Sheriff Biscailuz organizó una escuadra especial anti-pandilla y me nombró como su jefe."

La redada que siguió al asesinato de Sleepy Lagoon fue la primera demostración de fuerza que se condujo con ese fin. El juicio múltiple de 22 jóvenes que seguiría incluía a un juez sesgado y a un jurado influido por noticias en la prensa popular sobre el "pandillerismo" de la juventud méxico-americana. El Departamento de Policía de Los Angeles continuó arrestando a jóvenes méxico-americanos aun después de que 17 de los muchachos habían sido hallados culpables del asesinato y enviados a la cárcel.

En 1938, el Departamento de Policía de Los Angeles fue sometido a una transformación renovadora como resultado de una conexión descubierta entre el Alcalde Frank Shaw y el mundo de los antros de la ciudad. Fletcher Bowron, un juez del tribunal superior de justicia, quien intentaba eliminar la corruptela en las oficinas de la ciudad, concentrándose en particular en el corrupto departamento de la policía, lo reemplazó. El resultado fue un reordenamiento importante del personal policiaco. A sabiendas de que pronto estarían bajo el escrutinio de la nueva administración, muchos de los oficiales, incluyendo al Jefe de Policía James Davis, presentaron sus renuncias tan pronto Bowron asumió el puesto.

Otro resultado de este movimiento de reforma sería un cambio en lo que iba a considerarse como la tarea principal de un oficial de policía. Surgieron nuevas pautas de "profesionalismo" que cambiaron su función de lo que no era sino una mera respuesta al crimen ya ocurrido, a lo que sería la prevención del crimen, de combatir el crimen y no ya tan sólo de reaccionar ante él. El efecto fue que el Departamento de Policía de Los Angeles se haría más agresivo en su búsqueda de los "elementos criminales" en la sociedad. Esto se manifestó mediante un incremento en el número de patrullas que circulaban por los vecindarios considerados como "áreas de alto crimen" de la ciudad.

Sin embargo, la policía se sentía vulnerable. El alcalde Bowron estaba empeñado en conseguir contratos para la ciudad en el área de la producción de armamentos, convirtiendo a Los Angeles en foco central del esfuerzo bélico y recipiente de unos $40 mil millones de fondos del gobierno federal. A medida de que la economía florecía, la población de la ciudad se vería desbordada por inmigrantes en busca de trabajo. El Departamento de Policía de Los Angeles no estaba equipado para "proteger y servir" a tan diversa población en constante crecimiento. Muchos de los policías se habían unido a las fuerzas armadas causando con ello que la fuerza laboral se convirtiese en una preocupación pública primordial.

La delincuencia juvenil también se había convertido en una creciente preocupación a nivel nacional a medida de que padres, hermanos y tíos se iban a la guerra y de que madres, tías y hermanas mayores abandonaban el hogar para unirse a la fuerza laboral en grandes números. En Los Angeles, el miedo ante la juventud rebelde se concentró de inmediato sobre los jóvenes admiradores de la contracultura del jazz que parecía socavar y desafiar los fundamentos mismos de la respetabilidad clasemediera blanca. Junto a la creciente popularidad del jazz entre los jóvenes, la juventud "de color" se negaba cada vez más a adherirse a las restricciones sociales exigidas por la segregación. No sólo se mezclaban las parejas de distintas razas en las pistas de baile, sino que a menudo retaban las fronteras raciales en la calle tanto física como verbalmente. Estas dos fuerzas sociales -- una contracultura juvenil creciente combinada con una rebelión en contra de sus queridas normas sociales -- llevó a la criminalización del traje Zoot en la estimación de muchos residentes de Los Angeles dispuestos a imputarle desviaciones de todo tipo y a juzgar como delincuentes a quienquiera se paseara de manera insolente por las calles, ataviados en un traje Zoot.

Como secuela de un fin de semana particularmente violento en Los Angeles, durante el cual José Diaz fue asesinado, el Gobernador de California C. C. Young publicó un memorando para las fuerzas del orden del Condado de Los Angeles, a fin de que se aplastara el crimen juvenil de forma contundente. El Departamento de Policía de Los Angeles y el Departamento del Sheriff del Condado de Los Angeles concentraron sus esfuerzos en el arresto de los supuestos asesinos de Díaz, sobre todo con la intención de asegurarle al público que eran capaces de mantener el orden público. Los "Zoot-Suiters" fueron víctimas preponderantes de esta guerra en contra del crimen. La predeterminación de culpabilidad gracias a un perfil racial era común y el golpeo de detenidos para recibir confesiones, práctica establecida de la policía. Frecuentemente la policía arrestaba a grupos enteros de muchachos méxico-americanos quienes se reunían por razones sociales en las esquinas, y los acusaban de vagancia. Jóvenes de toda edad recibieron largos antecedentes penales y fueron enviados a la cárcel a pesar de que nunca habían sido condenados por un crimen. A medida de que se incrementaba la cantidad de jóvenes pertenecientes a las minorías en las cárceles de Los Angeles, tanto el Departamento de Policía de Los Angeles como la prensa afirmaban que semejante incremento de la población carcelaria constituía una señal de que las minorías raciales formaban parte de un problema social específico. En vista de que los méxico-americanos constituían la comunidad más numerosa de Los Angeles, discusiones sobre la ola de crímenes juveniles y sobre la rebelión frecuentemente se centraba en los méxico-americanos.

Múltiples tensiones sociales chocaron entre sí a principios de junio de 1943. Los militares vinieron en masa a Los Angeles camino de la guerra en el extranjero, pasando sus últimas semanas en los Estados Unidos de parranda por la ciudad. Los méxico-americanos y los afro-americanos desafiaban la segregación, imponiendo su presencia públicamente, y combatían contra los militares que andaban por sus vecindarios como si se pasearan por sus propios parques de diversión. Los residentes de Los Angeles interpretaban que estos actos de desafío constituían un crimen, y la policía respondería de manera violenta con tal de asegurarle al público que aun eran capaces de garantizar su seguridad.

Después de una confrontación particularmente brutal entre los militares y los jóvenes de color, los militares se desquitaron en junio de 1943 juntándose y atacando a los "zoot suiters." Pero la violencia se extendió y pronto los militares estaban atacando a miembros de cualquier minoría fuesen éstos viejos o jóvenes, de la "onda" o "cuadrados." La actitud "proactiva" del Departamento de Policía de Los Angeles desapareció y se echaron para atrás hasta que los militares amotinadores habían terminado de pasar por un área de la ciudad y luego entraban a arrestar a las víctimas del ataque. Durante el transcurso de los disturbios, que duraron una semana, la policía arrestó a centenares de muchachos méxico-americanos por sedición. Los militares serían devueltos a sus cuarteles.

El obvio mal manejo de la situación por parte del Departamento de Policía de Los Angeles durante los disturbios tuvo ramificaciones graves para la ciudad. Recibió reportes negativos en revistas y periódicos de la prensa nacional como Time y el Chicago Tribune. Time particularmente culpó al Departamento de Policía de Los Angeles por haber contribuido a los disturbios. Eleanor Roosevelt se refirió a la violencia con el término de "disturbios raciales." Ante semejante escarnio para la ciudad y sus instituciones, los oficiales de la ciudad de Los Angeles temieron que ésta perdiera muchos de sus contratos de defensa. El Alcalde Bowron respondió a los disturbios tratando de desviar la atención del público del racismo hacia la delincuencia juvenil y hacia los sureños blancos en el ejército. El gran jurado del Condado de Los Angeles que investigó los disturbios exigió que se aplicara una mayor y más severa fuerza policial contra los jóvenes. Aunque recomendaba mejorías en las condiciones de alojamiento en los vecindarios méxico-americanos, el jurado también les pidió a las autoridades juveniles aumentar el número de arrestos y de encarcelamientos de jóvenes sospechosos, involucrar a jueces de la corte superior en casos de menores y aumentar el personal de policía. Al final, el jurado, la prensa y el alcalde culparon a los "zoot-suiters" por los disturbios, indicando que constituían un elemento criminal temporal pero peligroso.

Las confrontaciones sociales que llegaron a culminar en los Disturbios del Zoot Suit fueron el motivo del nacimiento del mito del "zoot suiter" como joven pandillero méxico-americano. El conecte entre la juventud méxico-americana y el gangsterismo es algo que persiste hasta el día de hoy en la ciudad de Los Angeles.





anterior | regresar a individuos y eventos | siguiente


Site Navigation

Zoot Suit Riots Home | La Película y Mucho Más | Aspectos Especiales | Chronología
Galería | Individuos y Eventos | Guía de Profesor

Web Credits

© New content 1999-2001 PBS Online / WGBH