El Tratado Adams-Onis

También llamado el Tratado Transcontinental de 1819, el Tratado de Adams-Onis fue uno de los eventos críticos que definió la frontera entre los Estados Unidos y México. La línea divisoria entre las entonces tierras españolas y el territorio estadounidense era una fuente de debate internacional. En Europa, España estaba enfrascada en serios problemas internos y sus colonias en el nuevo continente estaban a punto de explotar en revoluciones populares.

A sabiendas que tenía que negociar con los Estados Unidos o posiblemente perder a la Florida sin ninguna compensación, España envió a Onis, su Ministro de Relaciones Exteriores, para firmar un tratado con el Secretario de Estado John Quincy Adams. Con similitud a los estatutos de la Compra de Louisiana, el Tratado Onis-Adams estableció que los Estados Unidos pagaría las demandas de los ciudadanos de la Florida en contra de España hasta por una cantidad de 5 millones de dólares. El tratado trazó una línea divisoria definitiva entre las tierras españolas y el territorio de Louisiana.

En las disposiciones del tratado, los Estados Unidos cedía a España el territorio de Texas al este del Río Sabine. España retuvo no sólo a Texas, sino también a California y la vasta región de Nuevo México. En esa época, estos dos territorios también incluían todo lo que es California y Nuevo México más Nevada, Utah, Arizona y secciones de Wyoming y Colorado.

El tratado -- el cual no fue ratificado por los Estados Unidos y la nueva república de México hasta 1831 -- también disponía que España renunciara a sus pretensiones de apoderarse del territorio de Oregon más allá del paralelo 42 (la frontera norte de California). Más tarde, en 1824, Rusia también abandonaría sus pretensiones sobre Oregon, desde el paralelo 54, latitud 40 (la frontera sur de Alaska).

Retornar a Cronología