Skip To Content
part01
Aired May 14, 2019

Annie Oakley (español)

From the Collection: Collection of Films with Spanish-Subtitles

Film Description

Fue la estrella del Londres victoriano, Nueva York y París. Fue “adoptada” por el jefe indio Toro Sentado, cautivó al Príncipe de Prusia y entretuvo gente como Oscar Wilde y la Reina Victoria. Annie Oakley sobresalió en un mundo de hombres haciendo lo que le gustaba y ganó fama y fortuna como la pequeña dama que nunca fallaba un tiro.

Credits

Produced and Directed by
Riva Freifeld

Written by
Ken Chowder

Editor
David Espar

Co-produced by
Amy Brown

Music by
Sheldon Mirowitz

Narrated by
Laura Linney

Associate Producer
Rob Rapley

Voices
Annie Oakley ...... Marilyn Spanier
Attorneys ...... Bob Ader and Scott Klavan

Directors of Photography
Joel Shapiro
Boyd Estus
Robert Elfstrom
Michael Chin
John Chater

Archival and Photo Research
Bonnie Rowan

Archivist & Assistant Editor
Julia Wrona

Additional Editing
Juliana Parroni
Riva Freifeld

2nd Unit Director
Margot Breier

Sound Recordists
Gary Silver
John Slocum

Assistant Camera
Mary Anne Janke
Paul Marbury

Gaffers
Andrew Eckmann
Eric Forand
Guy Holt
Brian Hwang

Grips
Doug Dunderdale
Daniel Gorrell
Jeffrey King

Additional Photography
Liam Dalzell

Production Managers
Cathleen O'Connell
Rachel Engleberg

Exhibition Shooters
Greta and Greg Martin
Whitney and Clint Pridmore

Weapons Coordinator
Stephen Lew

Make Up
Joeann Edmonds
Allyson Gottfried

Costumes
United Costume
Tufts University Costume Shop

Props
Prop City, San Francisco

Antique Firearms
Greg Martin

Production Assistants
Damon Bundschuh
Dan Kanes
Dustin Sanchez

Transcriptions
Johanna Kovitz

Editing Assistants
Franziska Blome
Sabine Kertscher

Musicians
Sheldon Mirowitz: guitar, keyboards
Duke Levine: slide guitar, mandola, banjo
K. Ishibashi: violin
Ardys Flavelle: voice

Re-recording Mixer
Ken Hahn, Sync Sound

Supervising Sound Editor
Neil Cedar, Sync Sound

Sound Effects Editor
Philippe Desloovere, Sync Sound

Colorist
Bill Stokes, DuArt Film and Video

On-line Editors
Evan Anthony, Frame:runner
Don Wyllie, Frame:runner

Photo-Animation
Frank Ferrigno, Frame:runner

Narration Recorded by
Alfie DiPucchio
Technicolor, Toronto

Creative Consultant
Robert Kenner

Advisors
Paul Fees
Donald Fixico
Judith McGaw
Glenda Riley
Virginia Scharff
Mary Zeiss Stange
Elliott West
R.L. Wilson

Archival Film
Buffalo Bill Historical Center
Buffalo Bill Museum and Grave
Franklin D. Roosevelt Library
The Fred Stone Collection
Library of Congress
National Archives
WGBH Media Library & Archives

Archival Photos
The Annie Oakley Center at Garst Museum
Annie Oakley Foundation
Brooklyn Public Library
Brown Brothers, Sterling, PA
Buffalo Bill Historical Center, Cody, Wyoming
Buffalo Bill Museum and Grave
Cincinnati Museum Center-Cincinnati Historical Society Library
Colorado Historical Society
Corbis
Cowan's Auctions, Inc., Cincinnati, OH
Circus World Museum, Baraboo, Wisconsin
Denver Public Library, Western History Collection
Haas Brothers, Minnesota Historical Society
Library of Congress
Life Magazine
Museum of London
Greg Martin
Jerry and Ruth Murphey
Collection of The New-York Historical Society
Collections of the New York Public Library
Museum of the American West Collection, Autry National Center, Los Angeles
National Trapshooting Hall of Fame
Nutley Historical Society, Nutley, NJ
National Park Service - Edison National Historic Site
Wyoming State Archives
Western History Collections, University of Oklahoma Libraries
Wimbledon Society Museum of Local History

"Memories of Manhattan"
Edward Bilous

Photos from "The Road to Yesterday"
by Dick Baldwin
© 2005
used by permission of Middle River Cowboys Press

Additional Support provided by
America Remembers
The Garlow Foundation
The Hunting and Shooting Sports Heritage Trust
The John H. Woods Foundation
The National Shooting Sports Foundation
The NRA Foundation
The Owsley Frazier Historical Arms Museum

Special Thanks to
James R. Browning United States Courthouse
Michael del Castello
William Garlow
Lynn Houze
Petra Martin
John McKee
Karen Miles
Michael Pack
Penny Perry
Charles Reed
Sonny, Jodie, Mike and Mikey Richards
William Self
West Side Rifle & Pistol Range

Major funding for ANNIE OAKLEY provided by the National Endowment for the Humanities

Fiscal Sponsor
Film Video Arts, Inc.

The production team would like to acknowledge the following books: Annie Oakley by Shirl Kasper -- The Life and Legacy of Annie Oakley by Glenda Riley -- and Buffalo Bill's Wild West by R. L. Wilson. Consult the further reading page for a list of books and Web sites related to Annie Oakley.

A number of people appeared on-camera or acted as consultants and are listed below. See the complete film credit for more information.

On-camera interview subjects
Paul Fees, historian
Donald Fixico, historian
Shirl Kasper, biographer
Joy Kasson, historian
Virginia Scharff, historian
Mary Zeiss Stange, professor, women's studies
Elliott West, historian
Don B. Wilmeth, theater historian
R. L. Wilson, firearms historian

Advisors
Paul Fees
Donald Fixico
Judith McGaw
Glenda Riley
Virginia Scharff
Mary Zeiss Stange
Elliott West
R.L. Wilson

For AMERICAN EXPERIENCE

Post Production
Vanessa Ezersky
Glenn Fukushima

Series Designer
Alison Kennedy

On-Line Editors
Spencer Gentry

Sound Mix
John Jenkins

Series Theme
Joel Goodman

Web 
Molly Jacobs
Tory Starr

Production Manager
Nancy Sherman

Legal
Jay Fialkov
Janice Flood
Scott Kardel

Project Administration
Susana Fernandes
Pamela Gaudiano
Lauren Noyes

Marketing and Publicity
Mary Lugo
Cara White

Spanish Translation
Diana Trudell

Project Manager
Lauren Prestileo

Series Manager
James E. Dunford

Coordinating Producer
Susan Mottau

Series Producer
Susan Bellows

Senior Producer
Sharon Grimberg

Executive Producer
Mark Samels

A Riva Productions film for American Experience

© 2006 WGBH Educational Foundation

All rights reserved.

Any views, findings, conclusions, or recommendations expressed in this website do not necessarily represent those of the National Endowment for the Humanities.

Transcript

Narración: Una tarde de verano de 1922, una mujer pequeña y elegante encabezó una procesión en un estadio repleto de Long Island para la que sería su última gran exhibición de tiro.

Aún a los 62 años, Annie Oakley nunca fallaba.

Ella fue uno de los mejores tiradores que haya habido, emocionando a multitudes en Estados Unidos y Europa, agasajada por príncipes y presidentes; la primer mujer estadounidense en convertirse en superestrella.

Sin embargo, los comienzos de Oakley fueron muy humildes y su infancia fue horrible. Pero había forjado una carrera haciendo lo que amaba y sobresaliendo en un mundo de  hombres.

Titular de un periódico: Annie Oakley está encarcelada.  

Titular de un periódico: Annie Oakley, famosa tiradora, en la calle.

Narración: Y cuando casi se derrumba todo lo que había logrado, libró la batalla más intensa de su vida, decidida a nunca volver a caer en la extrema pobreza que había conocido, decidida a salvar su reputación.

Paul Fees, Historiador: Detrás de todo lo que Annie decía o hacía había una ira que creo que tenía su origen en las injusticias de su propia infancia. Un odio a todo lo que estaba mal, a todo lo que impedía que una persona pudiera lograr sus objetivos.

Título: Annie Oakley

Narración: A fines de 1865, una feroz tormenta arrasó las planicies de Indiana hasta el oeste de Ohio. Phoebe Anne Moses, la quinta hija de una familia cuáquera, esperaba a que su padre regresara del molino que quedaba a 22 kilómetros. Era medianoche cuando Jacob Moses finalmente regresó. Sus manos estaban congeladas y no podía hablar. Nunca se recuperó. Jacob murió en marzo. Phoebe Anne, Annie, todavía no tenía seis años. La familia perdió la granja poco después. Las cuentas se acumularon. Quedaron en la calle.

Para aliviar la carga, la madre de Annie la envió a vivir en la granja de pobres del condado. Pronto la contrataron para trabajar como empleada para una familia en un condado vecino.

Virginia Scharff, Historiadora: Todos pensaron que esto sería una mejoría, pero resultó ser una pesadilla. Nunca volvió a mencionar el nombre de esa familia. Los llamaba "los lobos". La encerraban en armarios. La trabajaban hasta el agotamiento extremo.

Shirl Kasper, Biógrafa: Un día, la esposa del granjero, la Sra. Lobo, la tiró a la nieve porque se quedó dormida mientras zurcía.

Voz recreando a Annie Oakley: "De pronto, la loba me golpeó de oreja a oreja, me tiró en medio de la nieve y cerró la puerta. No tenía zapatos. Me estaba muriendo de frío lentamente. Así que me arrodillé, miré hacia el cielo despejado e intenté rezar. Pero mis labios estaban congelados y no salían sonidos".

Shirl Kasper, Biógrafa: No sabemos si fue abusada sexualmente. Ciertamente fue abusada físicamente. Habló de ronchas en su espalda. Habló de ser una esclava.

Creo que la experiencia de Annie con "los lobos" dejó una marca tan profunda en ella que quizá sea un tipo de vergüenza. Y me pregunto si esa vergüenza fue tan profunda en Annie que influyó en el resto de su vida.

Narración: Annie sobrevivió dos años con "los lobos", obligada a ayudar a su familia a sobrevivir siendo una boca menos que alimentar. Luego, un día de 1872, Annie Moses, ya con 12 años, no pudo soportarlo más. Se escapó, se deslizó en el vagón de un tren lleno de gente y volvió a Greenville.

Su madre aún no podía mantener a otro hijo. Annie volvió a la granja de pobres, donde se ganaba la vida trabajando como costurera. A los 15 años, finalmente regresó con su madre.

Susan Moses se había vuelto a casar, pero la familia seguía siendo terriblemente pobre y tenían una hipoteca que pagar.

En vez de ir a la escuela, Annie aprendió a disparar. Iba al bosque a cazar con el viejo rifle de su padre.

Pronto comenzó a venderle canastos de codornices a la tienda de Katzenberger en Greenville. La joven Annie era el sostén de la familia, ganándose la vida con su arma.

Mary Zeiss Stange, Profesora de Estudios de la Mujer: Cazaba para la tienda y era muy lucrativo. Ciertamente no era algo apropiado para una mujer en esa época y en ese lugar.

Narración: Con el tiempo, ahorró suficiente dinero para pagar la hipoteca de $200 sobre la granja de la familia. Y su habilidad con la escopeta comenzó a ser reconocida en Greenville.

En 1870, disparar bien era importante para un hombre, y las competencias de tiro eran un deporte popular. Recorrían el país apostándole a sus habilidades y puntería disparando y desafiando al que llegara.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Disparar era algo tan popular que había profesionales: Doc Carver, "el espíritu malvado de las planicies", el capitán Bogardus, quien tuvo cuatro hijos que viajaban con él. Y la gente acudía en masa a verlos a ellos disparar.     

Narración: Uno de esos tiradores era Frank Butler. Un inmigrante irlandés veinteañero, Butler estaba llegando a ser alguien de renombre en los espectáculos de variedades. Un otoño, estaba viajando por el sur de Ohio diciendo que podía disparar mejor que cualquiera.

Shirl Kasper, Biógrafa: Frank se quedaba en un hotel de Cincinnati, y comenzó a hablar con un grupo de granjeros. Los granjeros le dijeron: "Hay alguien en nuestro condado que dispara muy bien y apostamos 100 dólares a que esa persona puede vencerte".

Narración: Butler se rio, pero necesitaba el dinero. Aceptó el desafío.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Frank Butler, quien ya disparaba de profesión, se aparece al duelo con cientos de espectadores, y quien aparece como su oponente fue una chica de 15 años que medía solo 1,50 m  y pesaba 45 kg.

Narración: "Cuando apareció", recordó Butler, "me sorprendió mucho".

El primer disparo de Annie dio en el blanco. Ambos acertaron disparándole a 24 pájaros seguidos. Y entonces Butler falló.

"Me detuve por un instante", recordó Annie. "Sabía que ganaría". Y lo hizo. El perdedor se enamoró instantáneamente. Le ofreció a Annie boletos para su próximo show.

Shirl Kasper, Biógrafa: Le debe haber parecido un hombre de mundo. Solo puedo verlo de esa manera. Ella llevaba toda su vida en los bosques de Ohio y aparece este hombre que trabajaba en el circo. Hacía espectáculos de variedades.

Virginia Scharff, Historiadora: Había química. Él le mostró que podía darle seguridad. Él claramente la admiraba. La cortejó como pocos hemos sido cortejados, y todos nosotros querríamos estar con alguien así, y ella tuvo suerte de encontrarlo, y creo que él sabía que tenía suerte de haberla encontrado.

Narración: Frank Butler era el boleto para salir de Greenville. Pronto se casaron. Durante los siguientes 6 años, mientras Butler y su nuevo compañero John Graham actuaban en el circuito de variedades, Annie quedó en segundo plano. Eso estaba a punto de cambiar.

Anuncio de publicidad: GRAHAM & BUTLER. Equipo de tiro. Y campeones. Tiros de todo tipo.  

Narración: Butler y Graham actuaban en un teatro en Springfield, Ohio, cuando, de repente, John Graham se enfermó. Annie lo reemplazó, sosteniendo los blancos. Esa noche, Frank no paraba de fallar hasta que un espectador le gritó... ¡Deja que la chica dispare! Frank le hizo caso. Annie dio en el blanco todas las veces... ...para deleite de la multitud estridente.

"Butler y Graham" dejaron de existir. La Sra. Butler se puso un nombre artístico, usando el apellido de su abuela paterna: Annie Oakley.

Cuando el equipo de Butler  y Oakley salió de gira, el entretenimiento itinerante estaba en su apogeo.     

Voz: Aquí tiene, señorita, y gracias, señora...

Narración: Circos, compañías de teatro y actos de vodevil viajaban por el país, actuando en diferentes lugares, desde estadios al aire libre a bares llenos de humo.

Voz: Muy bien, gente, acérquense.

Narración: Para Annie y Frank, era una vida agotadora de ruidosos viajes en tren y hoteles de mala muerte. Su acto de tiro podía estar entre una cantante obscena y una acróbata con poca ropa.

Don B. Wilmeth, Historiador de Teatro: Los espectáculos de variedades eran en su mayoría para hombres. Había mucha comedia con doble sentido. Había canciones con letras sugestivas, y muchas situaciones de semidesnudez. Los actos podían ser un poco salaces.     

Narración: Era la época victoriana. Annie Oakley, la chica cuáquera de Ohio, temía que la consideren una chica fácil. Decidió diferenciarse, tanto en su comportamiento como en su vestimenta. Comenzó a usar un atuendo que cubría todo su cuerpo: falda hasta las pantorrillas, mangas largas y mallas. Se convirtió en su estilo característico.  

Joy Kasson, Historiadora: Ella hacía sus propios atuendos. Era muy importante para ella. Era parte de su deseo de controlar su presentación. Podía moverse fácilmente al usarlos, pero se veía como alguien respetable, pero infantil.

Narración: Frank pronto notó que Annie era la atracción principal de "Butler y Oakley". En un sorprendente cambio de roles en el siglo XIX, Frank Butler se convirtió en el asistente de Annie Oakley.

Virginia Scharff, Historiadora: Creo que Frank Butler entendió que ella tenía las cualidades de una estrella, y no quizo desviar la atención, y a Frank Butler no le importó. Creo que la adoraba. Creo que también era un empresario inteligente que entendía que ella era linda, femenina y pequeña. Ella haría lo necesario para que eso saliera a la superficie, y él no quería meterse en su camino. De hecho, él entendió que lo mejor para los dos era dejar que ella tomara la iniciativa.

Narración: En 1884, consiguieron un trabajo de 40 semanas con el circo de los hermanos Sells, uno de los shows itinerantes más grandes del país.

Voz: Muy bien, damas y caballeros, acérquense. Aquí están...

Anuncio de publicidad: Butler y Oakley. El famoso duo campeón de rifle del Oeste.    

Narración: Finalmente tenían un trabajo estable en un espectáculo decente orientado a toda la familia. Pero la vida del circo era difícil y la paga no era constante. Cuando terminó la temporada en Nueva Orleans ese diciembre, parecía que Frank y Annie tendrían que regresar a una vida de espectáculos y personajes desagradables.     

Shirl Kasper, Biógrafa: La temporada de circo terminó la misma semana que el "Lejano Oeste de Buffalo Bill" llegaba a Nueva Orleans. Pensaron: "El circo se termina, necesitamos trabajo", así que le preguntaron a Cody si podían ser parte de su show.

Narración: Para Annie, parecía un trabajo ideal. El show de "Buffalo Bill" Cody era el primero de su tipo, una representación del Oeste, con la actuación de los mejores artistas del país. Pero Cody no necesitaba a Annie Oakley. Él ya tenía a alguien excepcional disparando.

Shirl Kasper, Biógrafa: Tenía al capitán Bogardus, un famoso tirador, campeón del mundo. Era muy conocido. Así que Cody los rechazó.

Paul Fees, Historiador: No era por ser mujer. Ya había mujeres indias en el espectáculo. Cody había trabajado con mujeres en el teatro. El espectáculo no tenía todavía los elementos dramáticos para hacer uso de una mujer como Annie Oakley.

Narración: A regañadientes, los Butler se dirigieron al norte de regreso al circuito de variedades. Y entonces el destino intervino. El barco de "Buffalo Bill" se hundió en el río Misisipi. El capitán Bogardus perdió todo su equipo de tiro y renunció al espectáculo. Frank y Annie rápidamente le pidieron una audición a Cody. "Buffalo Bill" se mostró escéptico. La chica pedía demasiado dinero. Y Cody, que también era un campeón de tiro, no creía que una mujer tan pequeña tuviera la resistencia para actuar todas las noches. De todos modos, accedió a probarlos.

Mientras practicaba en un estadio vacío, Annie notó a un hombre con un sombrero elegante que la estaba observando. De pronto se le acercó gritando: "Muy bien, maravilloso. ¿Tienes fotos con tu arma?". El caballero era el mánager de Cody, Nate Salsbury. Contrató a Oakley en ese mismo momento.

El show del "Lejano Oeste de Buffalo Bill" era magnífico. En parte era un melodrama...  En parte era un circo... Y en parte era un rodeo. Ofrecía una muestra de cómo era la vida en el Lejano Oeste a un país que se estaba industrializando rápidamente.

En los centros urbanos atestados de gente en el este, la gente acudió en masa al show de "Buffalo Bill", ansiosa de echarle un vistazo al Lejano Oeste.

Paul Fees, Historiador: Todo el mundo estaba fascinado con el Oeste, y a medida que cambiaba, los elementos que eran vistos como la base de lo que hacía único a EE.UU.: el individualismo, la aventura, el conflicto con los indios, y con los búfalos, y todos los aspectos temerarios del pasado, parecía que estaban llegando a su fin. "Buffalo Bill" era una viva representación de esa historia, de esa aventura. Y él puso esa aventura en su show del Lejano Oeste.

El público vio carruajes de verdad. Vio soldados de verdad. Vio indios y vaqueros de verdad.

Joy Kasson, Historiadora: Había caballos, había cabestros, había búfalos de verdad.

Narración: Fue a este agitado microcosmos del Lejano Oeste adonde Annie Oakley, la pequeña chica de Ohio, entró en abril de 1885.

Cody la puso en un lugar bajo en la lista de actos, pero pronto se volvió la favorita del público.

Shirl Kasper, Biógrafa: Entraba saltando, no caminando. Tiraba besos, saludaba. Era animada y vivaz, una dulce persona con un arma explosiva. Comenzaba despacio: una pelota, dos pelotas.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Eran pelotas de vidrio que, cuando les daba, explotaban y salían volando plumas.

Paul Fees, Historiador: Frank tiraba una y luego dos a la vez y luego tres a la vez. Luego Annie Oakley las tiraba ella misma. Tiraba dos o tres o cuatro pelotas al aire, tomaba la escopeta, disparaba dos, tomaba otra, disparaba dos más.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Y podía darles a las tres antes de que tocaran el piso. Y luego pasaba a seis.

Shirl Kasper, Biógrafa: Su acto se volvía cada vez más rápido hasta que era bum, bum, y rompía cosas por todos lados.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Podía disparar con su mano izquierda, con su mano derecha.

Shirl Kasper, Biógrafa: Ponía el arma al revés o de costado o apuntaba con un espejo.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Uno de sus trucos favoritos era pedirle a Frank que sostuviera una carta y ella podía dispararle al dibujo del corazón cuando estaba de frente, o si estaba de costado, podía partir la carta por la mitad, lo cual es un tiro increíble.

Ocasionalmente fallaba un tiro a propósito, y entonces hacía pucheros, y era parte del acto, porque siempre podía darle al blanco. Era alguien que nunca fallaba.

Shirl Kasper, Biógrafa: Creo que es una habilidad innata. Ella decía: "Nadie me enseñó a disparar. Simplemente creo que un amor por las armas nació en mí".

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Era un instinto y una habilidad que solo tienen personas con una visión fenomenal, un maravilloso sentido del ritmo, coordinación visomotora, buen equilibrio, y que son muy atléticos, porque un buen tirador tiene que ser un muy buen atleta.

Narración: Cuando el acto de Annie comenzó a recibir críticas positivas, Cody la puso más arriba en la lista de actos, justo después del desfile inicial. Esa temporada, 150 mil personas en 40 ciudades en EE. UU. vieron algo completamente nuevo...

...una mujer que podía disparar tan bien como un hombre al mismo tiempo que expresaba una inocencia juvenil que, aunque Annie no lo supiera, era sexi.

Tenía lo necesario para ser una estrella.     

Elliot West, Historiador: Disparaba de manera realmente excepcional. Pero lo que la hace interesante es que pudo combinar eso con una imagen de feminidad americana que era provocativa, pero con la que mucha gente se sentía cómoda.

Don B. Wilmeth, Historiador de Teatro: Creo que lo que la hace ser diferente es el hecho de que podía proyectar una imagen modesta y elegante, casi como de niña pequeña, y al mismo tiempo ser muy sexual y muy atractiva físicamente.

Narración: La celebridad de Annie Oakley creció cuando el "Lejano Oeste" pasó el verano de 1886 en un estadio de Staten Island. Medio millón de personas navegaron por delante de la nueva Estatua de la Libertad para subirse a un tren directo al "Lejano Oeste". Era la atracción más popular de la historia de Nueva York y Annie se estaba convirtiendo en alguien tan famoso como "Buffalo Bill".

Frank se convirtió en el agente de prensa de Annie, usando la fascinación que tenía la gente del este por el Lejano Oeste. Promocionó a su esposa de Ohio como "La chica de las planicies del Oeste". Y nunca se cansaba de contar la historia de la noche en la que el jefe Toro Sentado, el viejo guerrero Sioux, le preguntó si podía adoptarla después de verla disparar un as de corazón a 30 pasos de distancia.

Donald Fixico, Historiador: Cuando Toro Sentado vio que ella tenía esa habilidad increíble de manejar un rifle, y su aguda visión, reconoció inmediatamente que tenía algún tipo de poder. Cuando los indios ven individuos con esa clase de poder, les tienen mucho respeto.

Narración: Toro Sentado bautizó s su nueva hija "Watanya Cecilia", Pequeña Tiro Fijo. Por un tiempo, viajó con Annie en el show de "Buffalo Bill", pero el gran jefe partió poco después, diciendo que se había cansado del ruido y las multitudes.

Cuando el show se estrenó en el Madison Square Garden en el otoño de 1886, Pequeña Tiro Fijo se convirtió en la favorita de Manhattan. Actuó frente a 6 000 personas, muchas vestidas elegantemente.

La maltratada y hambrienta chica de Ohio se había convertido en un ícono del Lejano Oeste.

Virginia Scharff, Historiadora: Probablemente nunca hubo una mujer en la historia de los Estados Unidos mejor equipada para enfrentarse al reto de crear una leyenda, de crear el mito de la mujer del Oeste, y luego personificar ese mito con el tipo de comportamiento femenino que la volvería aceptable. Es una creación extraordinaria en las leyendas americanas.

Narración: En marzo de 1887, el grupo del Lejano Oeste partió del puerto de Nueva York hacia Londres, para actuar en el aniversario número 50 de la reina Victoria. Su barco era una verdadera arca de Noé. Estaba lleno de caballos, búfalos, ciervos y mulas. Docenas de nativos americanos apiñados, listos para realizar el primer viaje por mar de sus vidas. Y apiñados en la proa estaban "Buffalo Bill", Annie, Frank, y el nuevo descubrimiento de Cody: Lillian Smith, de 15 años, una sensación del tiro de California.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Lillian Smith era tan buena con el rifle, que Cody había dicho que le pagaría $10 000 a quien le ganara en una competencia de tiro.

Narración: Aún antes de llegar a Londres, Lillian estaba presumiendo. "Ahora que estoy en el 'Lejano Oeste'", declaró, "Annie Oakley es historia".         

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: Lillian Smith tendía a hablar de manera brusca, y era un poco libertina. Le gustaba pasar el tiempo con los vaqueros. Y tenía un corsé que decía: "Campeona del mundo en tiro con rifle".

Narración: Esto no era lo que Annie Oakley quería ver justo cuando su propia estrella estaba en ascenso.

Shirl Kasper, Biógrafa: Lillian Smith mostró lo competitiva que era Annie. Estaba preocupada porque Lillian tenía 15 años. Annie tenía 26. De pronto, cuando lees los comunicados de prensa, Annie era más joven que antes. Empezó a decirle a la gente que había nacido en 1866. Ahora tenía 20 años y podía competir un poco mejor con la nueva chica en el show del Lejano Oeste. Era práctica. Hacía lo que necesitaba para sobrevivir.

Narración: El nueve de mayo de 1887, cuando el show del "Lejano Oeste" se estrenó en Londres, a Oakley y a Smith les dieron igual posición en la publicidad.

Diez mil espectadores ansiosos reclamaban entrar. "Los empujones y las peleas para llegar a las puertas fueron horribles", reportó el London Evening News.

En el público había intelectuales británicos como el dramaturgo Oscar Wilde, y muchos miembros de la realeza de Europa.

Elliot West, Historiador: Los ingleses estaban fascinados con EE. UU. como un lugar adonde podían escapar de las trampas del mundo industrial moderno. Veían a EE. UU. como un lugar de espacios amplios, el lugar del individuo libre en la naturaleza. Y creo que el show del "Lejano Oeste" de Cody y la misma Annie Oakley mostraban ese atractivo de Estados Unidos a los ingleses.

Mary Zeiss Stange, Profesora de Estudios de la Mujer: Annie en particular fue una figura bien recibida por los europeos porque, por un lado, representaba a una chica del Lejano Oeste, esa imagen que ella había creado con tanto cuidado y que había cultivado. Pero al mismo tiempo era una mujer victoriana que estaba ahí para conocer a la mujer que creó la época victoriana.

Narración: En junio, la reina Victoria fue a ver el espectáculo. Después del acto, su majestad le pidió a Annie y a Lillian que se acerquen al palco real. Lillian aprovechó el momento, mostrándole su rifle de repetición Winchester a la reina, lo cual disgustó a Annie.

Shirl Kasper, Biógrafa: Así que Annie tenía una competencia muy seria. Y no era con alguien a quien respetara. Annie decía que la amplia figura de Lillian, su mala gramática, harían que la gente viera la verdad con el tiempo. Eso muestra lo poco que se agradaban mutuamente.

Narración: El evento de tiro más importante de Inglaterra era la competencia anual de rifles en Wimbledon, y las tiradoras estadounidenses fueron invitadas a competir. Lillian Smith fue la primera en llegar. Disparó mal y se fue enojada. Al día siguiente apareció Annie Oakley.

Shirl Kasper, Biógrafa: Annie lo hizo genial, y lo hizo con un rifle. Y se suponía que Lillian era la experta en rifles. Annie disparaba con una escopeta. Así que le había ganado a Lillian Smith en su propio juego. Annie se convirtió en la estrella de Londres. Algunos periódicos dijeron que era más popular que Cody.

Narración: "Buffalo Bill" nunca se apareció en Wimbledon. "El valiente coronel", escribió un periódico de Londres, "no fue el campeón de su propio espectáculo". Otro periódico comparó de forma poco favorable su puntería con la de Annie. La relación entre Annie y Buffalo Bill se deterioró mientras la rivalidad entre Annie y Lillian crecía. Un amigo de Lillian publicó una carta en un periódico de deportes estadounidense diciendo que Smith era la estrella de Londres mientras que Annie Oakley había sido olvidada.

Shirl Kasper, Biógrafa: Y no era cierto. Pero se pueden imaginar cómo se sintió Annie por eso. Hay una ruptura tras bambalinas en el "Lejano Oeste", y la prensa se enteró.  

Narración: Frank Butler y Nate Salsbury respondieron con cartas defendiendo la reputación de Annie. "Buffalo Bill" Cody no dijo nada.

Shirl Kasper, Biógrafa: Entonces, ¿de qué lado estaba? ¿Por qué no defendía a Annie? ¿Por qué no decía nada? Y creo que hay una mención de que en cierto momento Annie dijo que tenía que cambiar algunos de sus trucos en el espectáculo porque estaba opacando a Cody. Así que probablemente había celos por todos lados.

Narración: A fines de octubre, el London Evening News publicó un anuncio impactante: Annie Oakley terminaría su relación con el "Lejano Oeste" de forma voluntaria después de su actuación final en Londres esa misma noche.

Periódico The Evening News: Lunes, octubre 31, 1887.  

Anuncio de Publicidad: El Lejano Oeste de Bufallo Bill. El congreso de los jinetes más rudos del mundo.  

Narración: Después de dos años y medio siendo el centro de atención del show del "Lejano Oeste", en el apogeo de su popularidad y de su poder adquisitivo, Annie dejó a "Buffalo Bill". Su único comentario público al respecto fue una frase enigmática publicada años después. "Las razones por las que me fui", escribió, "tomaría demasiado tiempo contarlas".

En la primavera de 1888, los Butler llevaron su acto al escenario del vodevil. Pero los tiempos estaban cambiando. El público quería ver cantantes, bailarines y comediantes, no tiradores.

Annie trabajó brevemente en otros shows del Lejano Oeste, pero supo que Nate Salsbury estaba amenazando con demandar a cualquier compañía que la contratara.  

Shirl Kasper, Biógrafa:  Tuvo un año muy difícil después de dejar el "Lejano Oeste". Iba de acá para allá. Fue a trabajar para un circo, estuvo en una obra horrible llamada Deadwood Dick, con pésima reputación. Dijo: "Me sorprende que nadie nos haya tirado zanahorias".

Narración: El espectáculo terminó después de un mes cuando el mánager tomó las ganancias y escapó. Luego, en febrero de 1889, para sorpresa de Annie, Nate Salsbury la llamó. "Buffalo Bill" planeaba un viaje a París esa primavera y la quería de regreso.     

Shirl Kasper, Biógrafa:  La necesitaban. La necesitaban más de lo que pensaban. Así que cualquiera que haya sido la ruptura, se arregló. Y algo interesante es que Lillian Smith no fue a París. No lo sabemos, pero tendría sentido que hubiera sido parte del trato. "Volveré si Lillian se va".

Narración: Más de 30 millones de personas fueron a la exposición de París de 1889. Cerca de la nueva torre Eiffel, el show del Lejano Oeste se presentó frente a multitudes noche tras noche. Annie Oakley pronto se convirtió en la estrella de París. El presidente francés le ofreció a "la belle américaine" un cargo en el ejército.

El rey de Senegal intentó comprarla por 100 mil francos. "Para destruir a los salvajes leones que devastan las aldeas de mi país", dijo.

Historias describiendo eventos ficticios de su pasado aparecieron en periódicos de toda Europa y EE. UU. Una novela describía la infancia emocionante y completamente ficticia de Annie en Kansas.

Anuncio de publicidad: LA REINA DEL RIFLE. ANNIE OAKLEY.

Shirl Kasper, Biógrafa: Era muy del Lejano Oeste. Había matado al malvado Darkey Morrow de un solo tiro. Había matado a un oso. Había matado a una pantera de un tiro en el ojo. Había salvado al tren de los ladrones.  Había peleado contra un lobo y el lobo la había mordido, pero ella es tan valiente, que ni siquiera había gritado. Convirtieron a Annie en una leyenda.

Narración: La leyenda de Oakley siguió creciendo en su viaje por Europa durante los siguientes tres años.

Decían que había salvado la vida del príncipe de Bavaria, empujándolo cuando estaba a punto de ser pisado por un caballo salvaje. El príncipe Guillermo de Prusia estaba tan impresionado por la habilidad de Annie que insistió en participar en su acto. Él prendió un cigarrillo. Y Annie le disparó a 30 pasos de distancia. "Si mi puntería hubiera sido peor", dijo más tarde, "podría haber evitado la Primera Guerra Mundial". O así decían las historias como a Annie y a Frank les gustaba contarlas.

Paul Fees, Historiador: Comenzaron a contar más y más historias fantásticas sobre sí mismos. No necesariamente eran falsas, pero eran fantásticas. Eran historias que probablemente tenían una base real, pero que se volvían mejores al volverlas a contar. Definitivamente eran mejor publicidad.

Anuncio: LAS MEMORIAS DE ANNIE OAKLEY. Una aventura con indigentes y mal dinero en España.  

Narración: En 1893, la Exposición Universal se inauguró en Chicago mostrando las últimas maravillas tecnológicas. A "Buffalo Bill" no lo invitaron a unirse a esta celebración de la modernidad. Él se instaló en un lote adyacente y su espectáculo del "Lejano Oeste" atrajo multitudes más grandes que la exposición futurista. Oakley y Cody se habían convertidos en símbolos vivos del Lejano Oeste, un lugar que estaba desapareciendo.

Paul Fees, Historiador: 1893 marca el comienzo de una verdadera nostalgia por el Oeste, y ciertamente le dio atención al "Lejano Oeste de Buffalo Bill" como una preservación del pasado, una muestra de esos valores que la gente tenía miedo a perder.

Narración: La Exposición Universal brilló con una nueva maravilla: la luz eléctrica, y presentaba el kinetoscopio de Thomas Edison, un dispositivo primitivo para ver películas. En 1894, Edison invitó a Annie y a Frank a su estudio de Nueva Jersey para probar su nueva cámara.

En imágenes tenues y nubladas, la cámara de Edison pudo capturar la actuación de Annie. Pero el invento también marco el final de los espectáculos del Lejano Oeste. A principios del siglo XX, las películas se convertirían en la principal fuente de entretenimiento sobre el Lejano Oeste.

Pero durante el resto de la década de 1890, Annie Oakley y "Buffalo Bill" eran tan populares como siempre.

En todo el país, multitudes emocionadas les daban la bienvenida. Actuaron en 131 ciudades en 1895. Luego, en el otoño de 1901, su tren dejó Charlotte, Carolina del Norte, hacia Virginia. Nunca llegó. Una colisión de frente con un tren de carga mató a gran parte del ganado del espectáculo. Los pasajeros escaparon con vida, pero la columna vertebral de Annie Oakley resultó herida y requería cirugía. Ella decidió que había llegado el momento de  dejar los espectáculos y a "Buffalo Bill".

Pero fue difícil dejar de ser el centro de atención. Tan solo un año después del accidente, Annie accedió a protagonizar en una obra escrita especialmente para ella. Naturalmente, ella era una heroína del Lejano Oeste, capturando villanos, rescatando víctimas inocentes, y realizando sus acrobacias de tiro, con excelentes críticas.

Oakley, ahora con 42 años, parecía estar lista para una nueva carrera como actriz, cuando de la nada, el 11 de agosto de 1903, los periódicos anunciaban su ruina.  

Titular de un periódico: Annie Oakley, famosa tiradora de rifle en la calle.

Titular de un periódico: Annie Oakley arrestada. Famosa mujer tiradora de rifle encarcelada por hurto en Chicago.

Titular de un periódico: Annie Oakley está encarcelada.

Titular de un periódico: Annie Oakley pide clemencia a la corte.

Narración: Los periódicos de William Randolph Hearst en Chicago reportaron que Oakley había robado unos pantalones de hombre para comprar cocaína, que era drogadicta y estaba en prisión, y que estaba en una "condición deplorable", "desahuciada" y "lamentable".

Shirl Kasper, Biógrafa: La Associated Press envió la noticia por todo el país, muchos periódicos la publicaron y Annie estaba destrozada. Es como si todo el esfuerzo por mantener una reputación respetable se hiciera añicos.

Narración: La historia de Hearst era falsa. La mujer arrestada en Chicago era una bailarina de cabaré que se hacía pasar por Annie Oakley. Pero el daño ya estaba hecho.

Virginia Scharff, Historiadora: En la época de Annie Oakley, la amenaza de un escándalo para alguien que era un héroe nacional, y que había hecho su fortuna siendo un héroe nacional, podía costarle su sustento, su seguridad. Y creo que Annie Oakley supo en el momento en que salió esa noticia que la arrastraba por el suelo, que eso era algo que podía arruinarla completamente, y ella se sentía personalmente insultada, pero creo que también sabía como empresaria, como empresaria muy inteligente, cuál podía ser el costo de ese tipo de escándalo y estaba dispuesta a arriesgar lo que fuera para asegurarse de que eso no sucediera.

Narración: Envió telegramas de queja a esos periódicos. "Mujer fingiendo ser Annie Oakley en Chicago es un fraude. Contradigan de inmediato. Alguien pagará por este terrible error". La mayoría de los periódicos retractaron rápidamente la noticia. Muchos se disculparon con Oakley directamente. Pero no fue suficiente. Demandó por difamación a todos los periódicos que habían publicado la historia.

Titular de un periódico: Annie Oakly pone demanda. La famosa tiradora de rifle demanda al Rochester Times por daños de $25 000.

Titular de un periódico: Annie Oakley quiere $25 000.

Shirl Kasper, Biógrafa: Fue en contra de esos periódicos de forma implacable, demandándolos uno tras otro. "Tengo que limpiar mi nombre". "No se trata de dinero". De hecho, Annie, a quien le importaba mucho el dinero, gastó dinero contratando abogados importantes y enmendando la injusticia que le habían hecho.

Narración: "Ese terrible artículo casi me mata", escribió. "Lo único que me mantuvo con vida fue el deseo de limpiar mi reputación." Oakley se volvió obsesiva. Durante seis años, viajó por todo el país demandando a 55 periódicos. Fue la demanda por difamación más grande que el país jamás haya visto.

Titular de un periódico: Annie Oakley, famosa por su experiencia con el rifle. Mujer tras daños por el Dunkirk Herald.

Virginia Scharff, Historiadora: Había luchado muy duro para ganarse su propia seguridad, para tener un buen nombre, y para ser el tipo de persona que todos verían como modelo a seguir y como ícono social, en lugar de una persona sucia y pobre y alguien visto como la víctima. Ella nunca volvería a ser una víctima.

Narración: William Randolph Hearst peleó con uñas y dientes contra Oakley. Incluso envió un detective a Greenville, Ohio, para escarbar el pasado de Oakley, seguro de que encontraría algo para desacreditarla en la corte. Pero no había nada que encontrar. Annie se manejó en cada juicio con mucho cuidado. Ahora la corte era su escenario.

Titular de un periódico: INTENTOS FALLIDOS PARA ENCONTRAR FALLAS EN SU REPUTACIÓN. Los periódicos de Hearst en Chicago adoptan un método inusual. Pero es inútil en el caso de Annie Oakley.

Voz: Alguna vez la arrestaron?   Voz recreando a Annie Oakley: No, señor. Voz:¿Alguna vez la encerraron por hurto en Chicago?

Voz recreando a Annie Oakley: No, señor.

Voz:¿Alguna vez dijo: "Comencé..."?

Narración: "La chica de las planicies del Oeste", ahora vestida de negro, con modestos aros de diamantes, su cabello ahora gris, recogido.

Voz recreando a Annie Oakley: Nunca dije eso.

Narración: Reportaron que mostraba un aire de "refinamiento perfecto" y "pulcra cortesía".

Voz:¿"El apetito incontrolable por las drogas me trajo aquí".

Voz recreando a Annie Oakley: No sé de qué...

Voz: ¿Qué efecto le produjo el artículo?  

Voz recreando a Annie Oakley: Sentí que nunca podría estar frente al público hasta que el error fuera...

Voz: La demandante es la misma Annie Oakley... ...falsa, maliciosa y dañina hacia el demandante. ...que hacía volteretas para mostrar sus piernas.

Voz recreando a Annie Oakley: Disculpe. Está equivocado.

Voz recreando al jurado: El jurado falla a favor de Annie Oakley... ...falla a favor de la demandante, la Sra. Annie Oakley Moses...

Titular de un periódico: VEREDICTO A FAVOR DE ANNIE OAKLEY

Narración: Oakley ganó 54 de los 55 juicios. Hearst tenía que pagarle $27 000, pero la mayoría de los montos fueron mucho menores. Después de los gastos, de hecho perdió dinero en el transcurso de su campaña de seis años.

Joy Kasson, Historiadora: Creo que su reacción a la errónea historia en los periódicos de Hearst puede parecernos excesiva. Pasó muchos años luchando y demandando a un periódico tras otro por reportar una historia errónea e insultante. Pero creo que se puede entender su preocupación si lo ven en el contexto de la necesidad de controlar cómo se presenta, de ser la persona que definiría su propia imagen. Y ser fina y respetable era una parte muy importante en esos delicados malabares.

Narración: Una vez las batallas en la corte quedaron atrás, Annie Oakley, ahora con 50 años, firmó por mucho dinero con un nuevo espectáculo del Lejano Oeste. Al principio fueron a verla multitudes, pero con el tiempo, el público disminuyó.

Paul Fees, Historiador: Una de las cosas que le pasó a Annie Oakley para 1910 es que se había convertido en un artefacto del pasado. Su fama estaba basada en su habilidad para disparar, estaba basada en una habilidad que había sido necesaria para conquistar el oeste, pero que ya no era tan necesaria ni vendible. El medio que la había convertido en estrella había perdido su público a las películas.

Narración: Oakley se retiró en 1913, pero fue difícil vivir una vida doméstica tradicional en su nueva casa en Maryland. Frank bromeaba que Annie era una "ama de casa terrible". Los Butler vendieron la casa y volvieron a viajar, pero ahora era por placer, siguiendo las estaciones y sus pasiones por las armas y la cacería. Pero Annie Oakley nunca dejó la atención pública. Usó su celebridad para animar a las mujeres a estar en forma y le enseñó a disparar a miles de mujeres.

Anuncio de publicidad: ¡Toda mujer debería aprender a disparar! No un esposo, dice Annie Oakley, experta del rifle…       

Mary Zeiss Stange, Profesora de Estudios de la Mujer: Fue una de las primeras defensoras del uso de armas de las mujeres para defensa personal. Creía que era muy apropiado que una mujer tuviera un arma junto a su cama. Y también decía que las mujeres, especialmente si salían solas, tenían que pensar seriamente en llevar armas como protección personal.

Shirl Kasper, Biógrafa: Ahí fue cuando comenzó a sonar como feminista. "Creo que las mujeres deberían tener el derecho de protegerse y llevar un arma". Incluso apareció en un artículo de un periódico de Cincinnati mostrando cómo esconder su arma bajo un paraguas para que nadie sepa que la tienes, y si alguien te ataca, puedes utilizarla.

Titular de un periódico: Experta en rifles habla de las mujeres y las armas de fuego.

Narración: Aún retirada, Oakley caminaba una delgada línea entre ser una mujer autosuficiente y poderosa y la mujer victoriana refinada. Una vez se ofreció a dirigir "una compañía de 50 mujeres francotiradoras" para pelear en la Guerra hispano estadounidense, pero en su mayor parte le dejó la política a los hombres. Annie Oakley ni siquiera creía que las mujeres deberían votar.

Mary Zeiss Stange, Profesora de Estudios de la Mujer: Aunque no promulgaba el sufragio femenino y no hablaba de todos los problemas que eran importantes para las llamadas "nuevas mujeres" de su época, Annie vivía muchos de los valores que sus hermanas feministas buscaban. Ella fue una de las primeras defensoras acérrimas de la paga equitativa por un mismo trabajo. Pero no podía dar el paso extra de decir abiertamente que estaba de acuerdo con las feministas. Y quizá no lo estaba, quizá ella no creía que el feminismo fuera necesario para conseguir lo que ella había conseguido.

Narración: Una tarde de 1922, un evento de caridad atrajo a miles a una pista de Long Island. La atracción principal era una pequeña mujer de cabello blanco. Caminó hacia el escenario, se ajustó los anteojos, y le dio la señal a su esposo de los últimos 46 años para comenzar. "La Sra. Annie Oakley fue el éxito de la tarde", escribió el New York Herald. "Ella dijo que sentía que le faltaba práctica, pero la gente mayor dijo que durante los 16 años que estuvo con "Buffalo Bill", nunca mostró una exhibición más entretenida". Esa sería una de sus últimas exhibiciones.

Un accidente automovilístico ese mismo año le destrozó los tobillos y le fracturó la cadera. Nunca volvería a caminar sin un aparato ortopédico. Se había terminado. Annie mandó a derretir sus medallas de tiro y donó el dinero a la beneficencia. Tenía 66 años y estaba debilitándose. Algunos creen que el envenenamiento por plomo, debido a los años de manejar balas de plomo, fueron la causa. El 3 de noviembre de 1926, Annie Oakley murió en su casa mientras dormía. Fue uno de los raros momentos en los que Frank no pudo estar a su lado. Él se había enfermado mientras viajaba por Michigan. Dieciocho días después, Frank también murió. Fueron enterrados juntos en Greenville, Ohio, cerca de la casa de la infancia de Annie.

R.L. Wilson, Historiador de Armas de Fuego: La carrera, los logros, la magia de Annie Oakley son tan extraordinarios que no podemos imaginar a alguien creando un personaje como ese. Tuvo que ser una persona real que hizo lo que hizo y vivió 66 años de experiencias, logros y aventuras increíbles  que no tienen igual en la historia estadounidense.

Mary Zeiss Stange, Profesora de Estudios de la Mujer: Si Annie Oakley fuera simplemente una vaquera o simplemente una tiradora, probablemente habría sido olvidada hace mucho tiempo. Pero es un persona muy compleja que constantemente nos desafía a pensar y repensar nuestras ideas sobre lo que significa ser mujer en la sociedad de EE. UU.  

Don B. Wilmeth, Historiador de Teatro: La gran mitología de Annie Oakley vino después, cuando se convirtió en parte de la cultura popular, probablemente mejor conocida por Annie, la reina del circo, que fue una alteración completa de lo que fue su carrera y su vida. Sin embargo, la verdadera Annie Oakley creó una imagen indeleble como una figura autosuficiente y empoderadora en una época donde las mujeres no hacían lo que ella hacía. Y ella logró hacerlo y continuó siendo una mujer distinguida.

Virginia Scharff, Historiadora: No ha habido nadie como Annie Oakley. No ha habido nadie más con ambos el poder del arma y el poder de esa dulzura y pureza que la hacen sentir segura de sí misma, a pesar de tener el arma en la mano.